París. Un cuarto de las estaciones de gasolina de Francia presentaban falta de suministros este domingo, mientras continúan las huelgas en refinerías por la reforma de pensiones y un funcionario dijo que varios sectores vacacionales posiblemente se verán seriamente afectados.

Raymond Soubie, consejero de alto nivel del presidente Nicolas Sarkozy, dijo que las regiones de Bretaña, Loire-Atlantic y Auvernia, en el noroeste y el centro del país, serían las más afectadas por la escasez, que se produce a inicios de unas vacaciones escolares de 12 días.

Varios partidos de fútbol en el norte fueron postergados este fin de semana.

El principal depósito de combustible y refinería en el noroeste, en Donges, se encuentra bloqueado, lo que afecta los envíos de gasolina a toda la región.

Soubie dijo que la complicada logística estaba obstaculizando los esfuerzos por agilizar la distribución de combustible.

"Es un problema de logística muy difícil", aseveró. "La situación no va a empeorar y mejorará gradualmente", agregó.

Sarkozy logró una victoria el sábado al ver aprobado en el Senado su proyecto de ley para que las personas trabajen dos años más antes de jubilarse, pero los trabajadores de refinerías en huelga están ejerciendo presión sobre los negocios y la vida diaria, sin mostrar señales de bajar la guardia.

Esta semana, Sarkozy envió a la policía para terminar con los bloqueos a depósitos de combustible y el gobierno luchó para mandar diésel y gasolina a la estaciones de servicio en carreteras antes de que un enorme flujo de familias saliera de las grandes ciudades para sus vacaciones este fin de semana.

Dos tercios de los franceses se oponen a la nueva ley de pensiones y han puesto la resistencia más feroz a las medidas de austeridad tomadas en Europa para controlar los enormes déficits.

Un sondeo de opinión publicado el domingo en el semanario Journal du Dimanche indicó que la popularidad de Sarkozy cayó tres puntos respecto del mes pasado, para situarse en un 29%.

Se espera que la reforma para elevar a 62 años la edad mínima de jubilación sea adoptada a mediados de la semana próxima, pero los sindicatos dijeron que seguirían protestando en todo país con marchas previstas para el 28 de octubre y el 6 de noviembre.

La paralizaciones de viajes en trenes también continuarán la semana próxima, aunque es muy posible que al menos la mitad de los servicios en el sector sigan operando.