Trípoli. Varios centenares de opositores al líder libio Muammar Gaddafi que salieron de una mezquita luego de las plegarias de este viernes se manifestaban en el distrito Tajoura, en Trípoli, gritando: "Gaddafi es el enemigo de Dios".

No había señales sobre la presencia de fuerzas de seguridad, pero milicias leales a Gaddafi armadas con rifles Kalashnikov mantenían puestos de control en la zona y contaban con tanques blindados.

"Este es el fin para Gaddafi. Se terminó. Los cuarenta años de crímenes se terminaron", dijo Faragha Salim, un ingeniero presente en la protesta.

Trípoli es el principal bastión de Gaddafi luego de que grandes porciones del país se liberaron de su mandato. La protesta en la capital contradice la imagen que quieren transmitir las autoridades de una ciudad en calma.

En Zawiyah, una localidad a 50 kilómetros al oeste de Trípoli que se encuentra en manos de la oposición, testigos dijeron que fuerzas pro-Gaddafi atacaron posiciones rebeldes para intentar evitar que los residentes asistan a las plegarias del viernes.

Las autoridades también intentaron impedir que los medios extranjeros reporten independientemente sobre las protestas en la capital.

Guardias de seguridad interceptaron a periodistas, incluyendo reporteros de Reuters, cuando salían de su hotel para dirigirse a vecindarios de la ciudad, donde se anticipan protestas en contra de Gaddafi.

Funcionarios luego les permitieron salir del hotel pero sólo si subían a ómnibus con conductores del Gobierno que los llevarían a lugares seleccionados por ellos mismos.

Una revuelta contra el mandato de cuatro décadas de Gaddafi ha dejado al este del país y a varias localidades en otras zonas bajo el control de los rebeldes. El presidente enfrenta una condena internacional por los centenares de muertos en la represión desatada contra el levantamiento.

Residentes en Trípoli dijeron antes de las protestas que anticipaban una violenta respuesta de las milicias armadas de Gaddafi, que han merodeando la ciudad en autos civiles.

Yousef Shagan, un portavoz de los rebeldes que dominan Zawiyah, dijo que ambos bandos estaban intercambiando disparos en las afueras de la localidad y que dos milicianos leales a Gaddafi habían muerto.

"Atacaron porque quieren impedir que la gente participe en las plegarias del viernes. Los soldados de Gaddafi están luchando. Nuestra gente los ha rodeado en el oeste de Zawiyah", indicó por teléfono.