Phnom Pehn. Un tribunal que funciona con el respaldo de Naciones Unidas sentenció este lunes a un ex miembros de los Jemeres Rojos a 35 años en prisión por su rol en al menos 14.000 muertes cuando era el principal torturador del régimen que gobernó a Camboya hace tres décadas.

Kaing Guek Eav, mejor conocido como Duch, fue declarado culpable de asesinato y tortura, y de crímenes de lesa humanidad cuando fue jefe de la tristemente célebre prisión de Tuol Sleng.

El ex maestro de escuela de 67 años sólo deberá cumplir una condena de 30 años en prisión ya que se dictaminó que estuvo detenido de manera ilegal durante cinco años en poder del Ejército camboyano.

El veredicto estuvo por debajo de la pena de 40 años pedida por la fiscalía, y de la reclusión perpetua exigida por muchos camboyanos que lucharon para poner fin a uno de los capítulos más oscuros del siglo XX.

Duch admitió haber supervisado la tortura y asesinato de más de 14.000 personas en su cárcel, también conocida como S-21, pero dijo que sólo cumplía órdenes.

Su caso es el primero que revisa la corte conjunta establecida por la ONU y Camboya para juzgar al régimen ultra maoísta al que se responsabiliza por 1,7 millones de muertes desde 1975 a 1979.