La Paz. Uno de los 33 mineros que permanecen atrapados en una mina en el norte de Chile es Carlos Mamani, quien es de nacionalidad boliviana, por lo que este martes el cónsul general de Bolivia en Chile, Wálker San Miguel, se contactará con su familia, que permanece en las inmediaciones del yacimiento junto con los demás parientes de los trabajadores.

La idea es ver la forma en que el Estado boliviano puede apoyarlos y sondear la posibilidad de una repatriación mientras dura el rescate.

San Miguel dijo que espera hablar con la esposa y el suegro de Mamani, además de con las autoridades que están a cargo del contacto con los mineros y su rescate.

Carlos Mamani tiene 24 años y un pequeño de 13 meses por lo que “nosotros, como Consulado, estamos llevando pañales para el bebé, algunos alimentos, que son formas de solidarizarnos con la familia que puede ser que haya recibido (ayuda) de la autoridad chilena, pero también hay bolivianos que se solidarizan con ellos", dijo cónsul.

Explicó que se contactará con quienes llevan a cabo las tareas de contacto y rescate, con el fin de "tener toda una evaluación completa, de manera que no solamente me limite a trasladar esta información a las autoridades bolivianas, sino que voy a hacer una gestión directa, si el caso fuera, de repatriar a esta familia a Bolivia", informó la Agencia Boliviana de Información.

También el diplomático entregará la ayuda que bolivianos han recolectado para apoyar a la familia del trabajador. "Hay bolivianos que por su propia iniciativa han hecho colectas y han entregado ya varias vituallas anteayer a la familia. Indican que le han entregado dinero a la esposa de Carlos Mamani”, dijo.

Agregó que “cuando pedimos información a la autoridad chilena, nos dijeron que todos los familiares habían recibido absoluta cooperación en alimentos, abrigo y eso también lo vamos a constatar el martes".

Trabajadores bolivianos en Chile. El cónsul anunció que propondrá incorporar en la agenda de 13 puntos que discuten La Paz y Santiago, un agregado sobre la seguridad laboral para trabajadores bolivianos en Chile.

Ello porque en dicho país “a medida que la explotación de las minas de cobre y otros minerales se incrementan tiende a crecer la contratación de mano de obra boliviana, incluso en la construcción, porque después del terremoto se está requiriendo mucha mano de obra en la construcción", explicó.

Añadió que “hay muchos mineros bolivianos, porque la actividad minera, a medida que va creciendo requiere mayor mano de obra y en algún caso cualificada y no hay que olvidar que en Bolivia, que es un país con vocación minera, tiene personal calificado".

En la actualidad el consulado no cuenta con un censo sobre la población laboral boliviana en la minería y la construcción en Chile. "Nos está faltando hacer un censo de todos este conglomerado humano que trabaja en minas chilenas", reconoció.

Un agricultor que recién comenzaba a trabajar en la mina. El joven boliviano es un agricultor proveniente de Oruro que se trasladó a Chile con el fin de trabajar en la mina de Copiapó y así enviar dinero a su familia.

Según explicó su hermano, Luis César Mamani, "recién ha comenzado a trabajar cuando se produjo el accidente”.

Hoy, junto a las 32 banderas chilenas que ondean cerca de la mina donde los trabajadores permanecen atrapados, se encuentra una bandera boliviana que rinde homenaje a Mamani.