El consumo de cocaína se ha extendido por América Latina y el Caribe y en algunos países del sur del continente llega a alcanzar los niveles registrados en Europa, advirtió la OEA en un informe sobre uso de drogas entre 2002 y 2009 presentado este miércoles en Bogotá.

"El consumo de cocaína se ha generalizado en casi toda América Latina y el Caribe. Ya no es una droga solamente exportada hacia el norte", dijo Francisco Cumsille, titular del Observatorio Interamericano sobre Drogas, organismo que elaboró el reporte.

El 'Informe del Uso de Drogas en Las Américas 2011', el primer reporte regional sobre esta problemática, advierte que aproximadamente la mitad de los consumidores de cocaína en el mundo viven en el continente americano. De ellos, el 70% se encuentran en América del Norte y el 27% en América del Sur."En algunos países de América del Sur el uso de cocaína en el último año ha llegado a niveles similares a los encontrados en Europa", de acuerdo con el reporte.

En términos absolutos, la marihuana es la droga ilegal más consumida en el continente americano, pero algunos países muestran mayores niveles de uso de inhalables entre los jóvenes, señala.

La OEA también alerta que el mensaje sobre los efectos negativos del consumo de drogas "no está llegando con suficiente fuerza a los jóvenes" de la región.

También pidió a los gobiernos un mayor esfuerzo en recolectar información actualizada y confiable."Sin información científica es imposible crear buenas políticas públicas para enfrentar el problema con éxito", dijo Paul Simons, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas.

El informe está basado en los datos proporcionados por las comisiones y observatorios nacionales de droga de 34 estados miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA).