Unos 400 reos de una cárcel en la provincia panameña de Chiriquí, en la frontera con Costa Rica, cumplieron hoy su tercer día de huelga de hambre para presionar por la agilización de sus procesos y el otorgamiento de beneficios como la libertad condicional, informaron fuentes oficiales.

Los reclusos de un pabellón de la Cárcel Pública de la ciudad de David, capital de la provincia de Chiriquí, unos 400 kilómetros al oeste de la capital, también exigen mejores condiciones carcelarias y la destitución de algunos funcionarios penitenciarios.

El director de la cárcel de David, Ismael Flores, dijo a los periodistas que la huelga de los privados de libertad se mantiene y que se les ha estado dando atención médica.

Por su parte, un funcionario de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Chiriquí, que trata de mediar en la situación, indicó que entre sus peticiones los reclusos exigen el nombramiento de una junta técnica que evalúe las rebajas de pena por buena conducta.

La abogada Claudia Álvarez de Soto, representante de los reos en huelga, dijo a medios locales que los presos piden reunirse con la Defensora del Pueblo, Patria Portugal, con el viceministro de Gobierno, Gustavo Pérez, y funcionarios del Ministerio Público y del Órgano Judicial.

El director del Sistema Penitenciario, Ángel Calderón, señaló a los periodistas que uno de los temas que ha originado la huelga de hambre de los reos "no escapa a la realidad" y está relacionado con la infraestructura del penal de David, que está dentro de un cuartel de Policía.

Calderón reconoció que otro problema que existe en las cárceles del país es el hacinamiento.

Sobre las otras exigencias de los reclusos, Calderón dijo que el Sistema cuenta con los recursos para cumplir con la atención médica, las diligencias judiciales y con la alimentación.

La cárcel de David, que alberga a 1.037 reos según datos oficiales, es la que está en "peor estado" en el país, dijo la defensora Portugal, según publicó el diario panameño La Crítica el pasado 28 de febrero.

En las cárceles de Panamá, que tienen una capacidad para albergar a más de 7.000 presos, hay en la actualidad más de 14.700 reos, de ellos 5.700 están condenados y 9.000 están pendientes de sentencia.