Seúl. El ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Sur dijo este sábado que el Norte no había dado evidencia de seriedad ante el prospecto de abandonar su programa nuclear, una condición impuesta por Seúl para reanudar el diálogo con Pyongyang.

El ministro de Relaciones Exteriores Kim Sung-hwan emitió sus declaraciones tras un nuevo llamado de Pyongyang para que responda a su "propuesta de buena fe" para restablecer las negociaciones, que según afirma no vienen con condiciones.

"Aunque Corea del Norte ha estado proponiendo diálogo (...) tienen que tomar medidas responsables con respecto al hundimiento del Cheonan y al bombardeo de la Isla Yeonpyeong antes que nada", dijo Kim durante una rueda de prensa junto a su par japonés, aludiendo a los dos incidentes del año pasado que aumentaron la tensión en la península.

Desde Año Nuevo, Corea del Norte ha pedido casi diariamente tener negociaciones, pero Seúl ha desestimado los acercamientos de Pyongyang como "poco sinceros" y "propaganda".

El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, sugirió esta semana que las negociaciones a seis bandas sobre Corea - incluyendo a ambas Coreas, Estados Unidos, China, Japón y Rusia - podrían retomarse si el Norte terminara con sus acciones de provocación. Pero agregó que no había indicios de ocurriera.

Este viernes, la Comisión para la Reunificación Pacífica, organismo del Norte, dijo a la agencia de prensa oficial KNCA que no había bases para que el Sur ignorara sus propuestas de diálogo, dado que no había precondiciones.

"En lo que se refiere a 'sinceridad', no hay propuesta tan sincera como la propuesta por el Norte, dado que dejó claro que está listo para reunirse (...) sin precondiciones para (aliviar) la grave situación que prevalece en la Península Coreana y mejorar las relaciones Norte-Sur", dijo la comisión.