Naciones Unidas. Corea del Sur está lista para pedir al Consejo de Seguridad de la ONU que censure a Corea del Norte por supuestamente lanzar un torpedo y hundir un buque de guerra surcoreano, pero está esperando el "mejor momento", dijo el miércoles un funcionario surcoreano.

Seúl acusa a Pyongyang  de lanzar un torpedo contra la corbeta Cheonan, provocando la muerte de 46 marinos -el incidente militar más letal desde la Guerra de Corea-. Ha prometido llevar el caso al consejo para exigir una sanción.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que Corea del Norte sería hecha responsable por el ataque, "incluso en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas".

El mandatario reiteró el respaldo de Estados Unidos a la seguridad de Corea del Sur y elogió su "extraordinaria paciencia y mesura". Seúl ha anunciado una serie de sanciones contra Pyongyang, pero no ha lanzado ningún ataque militar en venganza.

Después de reunirse con el embajador de México ante la ONU, Claude Heller, quien preside el consejo este mes, el viceministro de Relaciones Exteriores de Corea del Sur, Chun Yung-woo, dijo que Seúl no ha descartado sus planes de presentar el caso al Consejo de Seguridad.

"He discutido cuando sería el mejor momento para presentar este caso al Consejo de Seguridad", dijo Chun sobre su reunión con Heller. "Depende del calendario del consejo", agregó.

Cuando se le preguntó en qué momento enviaría una carta que solicite formalmente al consejo de que revise el tema, Chun dijo: "En algún momento".

"Tendremos que determinar cuándo será el mejor momento para comenzar las deliberaciones sobre el tema", declaró. "Cuando el consejo esté listo para abordar el tema, entonces enviaremos la carta", agregó.

Negativa.  Chun negó que Corea del Sur esté postergando deliberadamente su solicitud para que el consejo discuta el hundimiento del buque. También rehusó comentar la postura de China.

China, el mayor socio comercial de Corea del Norte y que luchó junto a ella en la Guerra de Corea de 1950 a 1953, ha declinado sumarse públicamente a la condena internacional contra Pyongyang, diciendo que aún debe evaluar la evidencia.

Diplomáticos del organismo han dicho bajo condición de anonimato que China, un miembro permanente del Consejo de Seguridad con derecho a veto y el mayor aliado de Corea del Norte, ha dejado claro que Pekín preferiría no llevar el tema a Naciones Unidas.

Diplomáticos occidentales dicen que China no tolerará nuevas sanciones contra Corea del Norte, mientras Seúl parece decidido a que el consejo al menos acceda a alguna forma de censura contra Pyongyang.

En una cumbre entre China, Japón y Corea del Sur la semana pasada, el primer ministro chino, Wen Jiabao, evitó la presión para censurar a Corea del Norte y en cambio instó a sus vecinos a calmar las tensiones por el hundimiento del buque y evitar cualquier enfrentamiento que remezca a Asia.