Seúl. Corea del Sur realizó este lunes ejercicios militares con municiones reales en una zona disputada, pese a las amenazas de guerra de Pyongyang después de que una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU no logró un acuerdo para solucionar la crisis.

El Ejército de Corea del Sur confirmó que los ejercicios, postergados durante el fin de semana por el mal tiempo, comenzaron a las 05.30 GMT. El rugir de la artillería retumbó por el aire hasta los búnkeres de protección contra ataques aéreos en la isla de Yeonpyeong, donde se realizó el simulacro.

El 23 de noviembre, la última vez que Seúl realizó ejercicios militares desde Yeonpyeong, isla cercana a una disputada frontera marítima frente a la costa oeste de la península, Pyongyang lanzó proyectiles de artillería matando a dos civiles y dos marines en el peor ataque contra territorio surcoreano desde el fin de las agresiones en la Guerra de Corea en 1953.

Corea del Norte advirtió la semana pasada que atacaría aún con más fuerza si se realizaban los más recientes ejercicios militares. China y Rusia advirtieron a Seúl que se abstuviera de las prácticas, mientras que Estados Unidos respaldó el derecho de Corea del Sur a seguir con su entrenamiento.

La tensión afectó a los mercados coreanos cuando abrieron este lunes, el won retrocedió más de 1% a un mínimo de cuatro semanas contra el dólar y las acciones también bajaron un uno por ciento en las primeras operaciones. Su caída fue remontada al inicio de la tarde, pero aún rendían menos que el resto de Asia.

"Las crecientes tensiones geopolíticas debido a los ejercicios y las persistentes preocupaciones sobre la zona euro ponen una fuerte presión sobre el won", dijo un analista de una firma local de futuros.

El anuncio del domingo de que Seúl impondría un impuesto a la deuda extranjera de bancos desde fines de 2011 también pesó en los mercados. La medida es el más reciente intento de Seúl por desalentar un flujo muy elevado de dinero especulativo en activos surcoreanos, un recordatorio de que los mercados locales siguen al alza pese a las tensiones.

"El hecho de que los inversores sigan comprando se da como una señal tranquilizadora", dijo Kwak Joon-bo, analista de Samsung Securities. "A menos que Corea del Norte tome acciones similares a su ataque de artillería contra la isla, el mercado se mantendrá relativamente tranquilo", agregó.

Posible acuerdo. El diplomático estadounidense Bill Richardson, quien visita Pyongyang para intentar aliviar las tensiones, consiguió un acuerdo de Corea del Norte para permitir el regreso de los inspectores de seguridad de Naciones Unidas, según CNN que tiene un equipo viajando junto a él.

Pyongyang "accedió a permitir que el personal de la agencia internacional de energía atómica regrese a la instalación nuclear en el país y acordó negociar la venta de 12.000 (...) barras de combustible y enviarlas fuera del país, presumiblemente a Corea del Sur", dijo CNN, citando a su corresponsal Wolf Blitzer en Pyongyang.

"El Norte también accedió a considerar la propuesta de Richardson de una comisión militar entre Estados Unidos, Corea del Norte y Corea del Sur, así como una línea telefónica separada para los ejércitos de ambas coreas", agregó.

Pero como la visita de Richardson no es de carácter oficial, no está claro si el reportado acuerdo aliviará las tensiones, especialmente considerando los malos antecedentes de Pyongyang a la hora de cumplir sus acuerdos.

Corea del Norte expulsó a los inspectores de la ONU en abril de 2009, después de romper un acuerdo previo de ayuda a cambio de su desarme.

Kim Yong-hyun, experto en Corea del Norte de la Universidad Dongguk, dijo que la propuesta venta de barras de combustible indica que Pyongyang está ofreciendo cerrar su programa nuclear basado en plutonio, lo que también indicaría el regreso de los inspectores.

"Significa que están preparados para renunciar, al menos en parte, al programa de plutonio, que ha sido la fuente de las barras de combustible que tienen", dijo. "Sería un importante avance, si es verdad", agregó.

Sin embargo, Corea del Norte reveló el mes pasado grandes avances técnicos en el enriquecimiento de uranio, sugiriendo otra razón por la que podría estar dispuesta a cerrar el programa de plutonio.