San José. El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, solicitó este lunes a la población de su país que se solidarice con las personas que resultaron afectadas por el huracán Otto, que provocó la muerte de diez personas y una importante devastación en la zona norte del territorio costarricense.

El huracán ingresó a Los Chiles, Costa Rica, pasadas las 15:00 horas del jueves (21:00 GMT), lugar desde el que se desplazó por toda la frontera con Nicaragua hasta llegar al Océano Pacífico, pasadas las 22:00 horas (04:00 GMT del viernes).

Mediante una cadena nacional, el presidente Solís y la primera dama, Mercedes Peñas, llamaron a la unión nacional para que su país pueda sobreponerse a los daños causados por el ciclón, que también generó pérdidas materiales cuya magnitud aún se valora.

"Pasada estas duras horas, nos convoca, como familia, el momento de la solidaridad con nuestros hermanos y hermanas que lloran a un ser querido, que han perdido su hogar, que enfrentan pérdidas devastadoras. El corazón inmenso de nuestro pueblo responde con creces", indicó el mandatario.

"No permitiremos que se ensucie, desde ningún punto de vista, la sagrada misión de reconstruir y recuperar la infraestructura, la producción nacional y lo más importante las vidas de nuestra gente. El pueblo de Costa Rica tiene un corazón más fuerte que la violencia de vientos y tormentas", agregó.

Por su parte, la primera dama Peñas destacó la labor de las autoridades costarricenses para evitar daños mayores, aunque reconoció que "siempre es difícil que no haya víctimas en eventos de esta magnitud".

"Para quienes lamentablemente han fallecido, para sus familias, nuestras oraciones y nuestro sincero pésame. Nos esforzamos por evitar la pérdida de vidas humanas", expresó Peñas.

El presidente Solís también aprovechó para señalar que las autoridades ya están calculando la magnitud de los daños provocados por el huracán, que según comentó "dejó terrible destrucción de viviendas, caminos, puentes e infraestructuras".

"Todavía estamos recogiendo la información para valorar los daños en su debida magnitud. Pedimos comprensión para no apresurar este delicado proceso, que puede terminar por generar más confusión si no se cumple con la debida prudencia", explicó.

Por último, Peñas agregó que será necesario "emprender el camino de la recuperación", puesto que el fenómeno natural lesionó la producción y la calidad de vida de miles de personas en el país centroamericano.

El huracán Otto golpeó de manera directa al norte de Costa Rica con ráfagas de hasta 155 kilómetros por hora (categoría 2), aunque también afectó de manera indirecta a pueblos en el Caribe y en el Pacífico.

Los principales cantones afectados en Costa Rica fueron Upala y Bagaces, ubicados más de 200 kilómetros al noroeste de la capital San José, en las provincias de Alajuela y Guanacaste, respectivamente.

Otto ingresó a Costa Rica luego de tocar tierra centroamericana en San Juan, Nicaragua, y fue catalogado como "el primer y peor huracán en afectar de forma directa al país" por el Instituto Meteorológico Nacional (IMN).