El asesinato de siete personas que se encontraban en un bar en Sao Paulo, Brasil, durante la madrugada del viernes al sábado podría ser obra de un grupo de policías, informaron hoy medios locales.

La matanza ocurrió en un bar situado en el barrio de Campo Limpo, en la populosa zona sur de Sao Paulo, cuando una quincena de hombres fuertemente armados entraron en el local y dispararon contra una mesa en la que se encontraban nueve personas, seis de las cuales murieron en el acto, mientras que una séptima falleció posteriormente en el hospital.

Según testigos citados por las autoridades, el grupo descendió de tres automóviles al grito de "policía", y se dirigió a una mesa en la que estaba con unos amigos Paulo Batista do Nascimento, quien hace dos meses filmó escondido desde su casa a un grupo de policías que mató a un hombre en la misma calle del bar en que hoy ocurrió la matanza.

Do Nascimento entregó la película a la policía y cinco agentes que participaron en el asesinato que él filmó fueron detenidos días después, por lo que las autoridades trabajan con la hipótesis de que el múltiple asesinato en el bar puede haber sido cometido por agentes.

Las primeras sospechas apuntaban a una acción de una banda conocida como Primer Comando de la Capital (PCC), nacida hace más de 10 años en las cárceles del estado de Sao Paulo, y que durante los últimos meses sembró el miedo en la ciudad con atentados y actos vandálicos.

El gobernador del estado de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, afirmó que "ninguna hipótesis será descartada", y que el caso será investigado con "todo el rigor necesario" a fin de "capturar a los criminales".

Según los primeros resultados de las investigaciones, los hombres que ingresaron en el bar dispararon no menos de 50 balazos.

Los responsables del caso dijeron a periodistas que han recogido decenas de cápsulas de proyectiles en el sitio, y que confían en que los análisis posteriores permitirán identificar las armas que fueron utilizadas.