La ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, informó que su gobierno estudia la posibilidad de trasladar su embajada en Japón a otro país, que podría ser Corea o China.

"Voy a hablar con el presidente (Juan Manuel Santos), para llevarla a Corea o a Beijing. Hoy (miércoles) se tomará la decisión", añadió Holguín.

La jefa de la diplomacia colombiana también anunció que entre 100 y 150 compatriotas serán repatriados.

"La primera posibilidad es alquilar un avión en Japón, aunque también pensamos en un vuelo con Avianca o con aerolíneas de un país de esa zona, para regresar con estos colombianos afectados por el terremoto del pasado viernes", precisó Holguín.

El lunes, la misma funcionaria había anticipado esa posibilidad al señalar que el Gobierno evaluaba "costos" y además analizaba "si se justifica enviar un avión desde acá o trabajar con otro país y compartir el alquiler de un vuelo (...)".

Sin embargo, "en la medida en que los colombianos quieran salir les facilitaremos la salida", subrayó.

La embajadora de Colombia en Japón, Patricia Cárdenas, por otra parte, admitió su preocupación por la amenaza nuclear en el norte del Japón y exhortó a los colombianos en esa zona para que se trasladen a ciudades del sur.

Según un censo oficial, son 1.820 los colombianos registrados en el consulado en Tokio, aunque fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores en Bogotá calculan que en Japón pueden vivir unos 2.500 nacionales.

Del censo, 27 personas residen en las zonas más afectadas por el terremoto y el tsunami: Miyagi, Fukushima, Iwate y Aomori.

Según cifras de la Policía de Japón, el terremoto y posterior tsunami del pasado viernes en el noreste de ese país dejan de momento 3.373 muertos y 6.746 desaparecidos.