Bangkok. La crisis nuclear de Japón afectará las conversaciones lideradas por Naciones Unidas para combatir el cambio climático, puesto que las naciones están revisando sus políticas energéticas y costos de inversión tras el desastre, dijo este domingo la Unión Europea.

El negociador de la UE sobre cambio climático, Artur Runge-Metzger, puso en duda que los crecientes temores sobre la crisis nuclear afecten la voluntad de las naciones para combatir el calentamiento global y borren las actuales promesas para bajar las emisiones de gases invernadero.

"Si va a reducir el nivel de ambición, no lo creo (...) Porque miras hacia el futuro en términos de dos tipos de males", dijo a periodistas en la capital tailandesa, Bangkok, en el marco de una reunión de la ONU sobre cambio climático.

"Por una parte podrías decir 'no puedo usar energía nuclear porque podríamos tener desastres nucleares' pero creo que todos en la mesa también están diciendo 'no podemos tener un cambio climático porque también llevará a desastres'", agregó.

No obstante, sostuvo que la crisis de radiación en la instalación nuclear Fukushima Daiichi en el noroeste de Japón, que resultó dañada por un terremoto y posterior tsunami en marzo, tendrá repercusiones en las negociaciones mundiales sobre calentamiento global.

Delegados de unos 200 países comenzaron este domingo un encuentro de la ONU de seis días en Bangkok, donde esperan esbozar un pacto medioambiental más estricto que impulse los esfuerzos globales para reducir las emisiones de la industria, la agricultura y deforestación.

El evento es la primera gran reunión sobre cambio climático de la ONU desde que las conversaciones en México en diciembre pasado llevaron a un acuerdo para crear un fondo de ayuda e introdujeron otras medidas para salvar las tensas charlas.

La ONU dice que los compromisos de las naciones ricas en la reducción de emisiones son insuficientes para impedir que la temperatura promedio del planeta se incremente en más 2 grados centígrados, un nivel que los científicos consideran clave para evitar los peores efectos del cambio climático.

"Creo que habrá un montón de consideraciones políticas y tendrán repercusiones en Bangkok y durante el año, porque no hemos visto el fin de lo que ocurrirá en Fukushima", indicó Runge-Metzger.

"Por lo que ciertamente es algo que tiene un impacto en las negociaciones sobre medio ambiente", aseveró.

Tras el inicio de la crisis nuclear de Japón, Alemania y Suiza anunciaron que cerrarían sus reactores más antiguos o suspendieron los permisos para instalaciones atómicas.

China también suspendió los permisos de proyectos de energía nuclear, mientras que Taiwán señaló que estudiaba reducir su producción energética por esta vía.