Bruselas. La Iglesia Católica de Bélgica, que ya enfrenta un escándalo por acusaciones de abuso sexual, volvió a quedar en el ojo de la tormenta este viernes luego de que su líder escribió que el sida era "una especie de justicia inherente".

Varios legisladores condenaron al arzobispo Andre-Joseph Leonard, jefe de la Iglesia belga, por los comentarios escritos en un nuevo libro, y un centro en Bélgica recibió una serie de quejas, incluyendo una de un abogado que dijo que las declaraciones incitaban al odio.

La Iglesia está intentando recuperarse luego de la renuncia del obispo de Brujas en abril, cuando admitió que había abusado sexualmente de un sobrino.

En su libro "Monseigneur Leonard - Conversations", el arzobispo se refirió a la respuesta del fallecido Papa Juan Pablo II cuando le preguntaron si el sida era un castigo de Dios, que respondió que era difícil juzgar la voluntad de Dios.

"Yo no pensaría en esos términos. No veo a esta enfermedad como un castigo, a lo sumo como una justicia inherente, un poco como cuando nos traen la cuenta por lo que hacemos con el medio ambiente", dijo Leonard.

"Quizás el amor humano causa estragos si es mal manejado sin que exista una fuente trascendental", agregó.

Jean Marie de Meester, un abogado de Oostkamp, cerca de Brujas, informó que había presentado una queja ante el Centro de Oportunidades Igualitarias y Oposición al Racismo.

"Se puede invocar la libertad de expresión, pero en su posición tiene que tener cuidado con lo que dice. Tiene mucha influencia", aseveró.
"Los comentarios no son sólo desafortunados. Son una incitación al odio. En su condición actual, la Iglesia no tiene el derecho moral de juzgar a otros", opinó.

El centro dijo que compartía la indignación que habían causado las declaraciones del arzobispo, aunque no hayan violado ninguna ley antidiscriminatoria.

"Amenaza con crear un clima discriminatorio para las personas con VIH o sida y, por extensión, a las personas con otras enfermedades o discapacidades", dijo en un comunicado.

Leonard dijo en una conferencia de prensa el viernes que había sido malinterpretado como si considerara al sida un castigo y aclaró que sus palabras se refirieron al sexo promiscuo.

"No era acerca del sida por una transfusión de sangre o cuando es una enfermedad de nacimiento", dijo.

"Si alguien contrae cáncer de pulmón por fumar, el cáncer es una especie de justicia inherente. Las acciones, hechas a conciencia, tienen un resultado", agregó.