La Municipalidad de Lima retirará antes de fin de año a los cuatro mil comerciantes ambulantes no autorizados que actualmente se encuentran en el Centro de Lima, y seguirá evaluando a otros dos mil que sí cuentan con esta aprobación.

La gerente de Fiscalización de la Municipalidad de Lima, Susel Paredes, aseguró que personal de dicha comuna "entrará con energía y de forma estricta para hacer cumplir la ordenanza municipal y poner orden en la ciudad”.

“Son 4.000 ambulantes que no están trabajando de acuerdo a lo establecido por la Municipalidad y nuestros esfuerzos se van a centrar en retirarlos de la mano con el Serenazgo, que muchas veces se ven expuestos a la violencia de estos individuos, que les lanzan incluso aceite caliente”, afirmó.

Resaltó que incluso entre los 2.000 ambulantes con licencia hay varios infractores, que tienen módulos llenos de mercadería o venden productos no autorizados, por lo que también se les fiscalizará con firmeza.

“Esperamos que a fin de año, como fruto de las evaluaciones constantes, el número de autorizados se reduzca a 1,800, lo que significa que no nos estamos quedando con los brazos cruzados”, subrayó.

Paredes refirió que todas estas acciones se realizarán respetando los derechos humanos. Comentó que muchos de estos vendedores no formalizan porque no quieren pagar los impuestos correspondientes a la actividad que desarrollan.

“Hay informaciones que revelan que ellos pueden llegar a ganar hasta 1.500 soles, ellos no viven en la extrema pobreza, ellos han salido adelante pero prefieren no pagar impuestos, y por consiguiente, no formalizar”, concluyó.

Las declaraciones de Paredes tuvieron lugar durante una presentación a la prensa del material confiscado a diferentes ambulantes no autorizados, entre lo que se encontraban celulares, implementos de cocina y otros elementos.