Pasar al contenido principal
Cúpula de Los Zetas tambalea por captura de alto miembros
Miércoles, Diciembre 14, 2011 - 08:26

También conocido con los alias de Z-16 y el Apá, el detenido es uno de los supuestos fundadores de los Zetas, liderado por Heriberto Lazcano Lazcano, alias el Lazca.

El Lucky, uno de los 37 criminales más buscados de México —de los cuales 22 ya han sido detenidos—, fue presentado este martes a la prensa, un día después de haber sido capturado junto a otras cuatro personas en el Estado de Veracruz, por soldados de la Secretaría de Marina de México, con los que intercambió un intenso tiroteo.

También conocido con los alias de Z-16 y el Apá, el detenido es uno de los supuestos fundadores de los Zetas, liderados por Heriberto Lazcano Lazcano, alias el Lazca.

Por su cabeza, el gobierno mexicano ofrecía US$1,1 millones y Estados Unidos, US$1 millón.

Las autoridades mexicanas acusan a Hernández Lechuga de ser el máximo dirigente de los Zetas en Veracruz y de hacer también las veces de líder regional de ese grupo.

Según la Secretaría de Marina, el detenido operaba en los estados de Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Veracruz, Tabasco, Campeche, Querétaro, San Luis Potosí, Quintana Roo y México, donde coordinaba las acciones de ese cartel.

El presunto narcotraficante está relacionado con 11 investigaciones de la fiscalía y se le acusa de ordenar el secuestro de nueve marinos mexicanos en Veracruz, algunos de los cuales fueron hallados muertos.

El contraalmirante José Luis Vergara explicó que las investigaciones para dar con el capo llevaban más de un año en curso, con la colaboración de agencias “nacionales e internacionales” de seguridad.

La captura tuvo lugar en la autopista Veracruz-México, en jurisdicción de la ciudad de Córdoba, donde los marinos fueron atacados con disparos. En el tiroteo murió uno de los escoltas de Hernández Lechuga y un marino resultó lesionado.

Los militares decomisaron en el lugar un arsenal de 132 armas largas, 36 cortas, un fusil “Barret”, cinco lanzagranadas, dos mil 641 cargadores, unos 28 mil cartuchos de diferentes calibres, 29 granadas de fragmentación y dos camiones, entre otros objetos.

Los Zetas, una organización entre cuyos integrantes se cuentan varios exmilitares, nació como brazo armado del cartel del Golfo, pero desde el 2010 opera de modo independiente y está en guerra con sus antiguos aliados.

Desde entonces han protagonizado algunos de los hechos de violencia más crudos, como parte de su lucha por ganar territorios.

Están acusados del atentado incendiario contra el Casino Royale de Monterrey, donde murieron 52 personas el 25 de agosto último, así como del asesinato de 72 inmigrantes indocumentados, la mayoría centroamericanos.

Autores

PrensaLibre.com