San Juan, Puerto Rico. Funcionarios de emergencia en Puerto Rico se apresuraban el sábado a evacuar a decenas de miles de personas de un valle en el noroeste de la isla, amenazado por el colapso de una represa cuya estructura se dañó por las inundaciones provocadas por el paso del huracán María.

Unas 70.000 personas viven en el área amenazada por el colapso de la represa del Lago Guajataca, dijo el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, en una conferencia de prensa en la tarde del viernes. El Servicio Meteorológico Nacional informó que autobuses están llevando a las personas a zonas más altas.

María causaría daños por US$45.000 millones a lo largo y ancho del Caribe, y al menos US$30.000 millones de ellos en Puerto Rico, dijo Chuck Watson, analista de Enki Research. Las cifras incluían tanto daños físicos como pérdidas en el negocio turístico.

Christina Villalba, de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Aemead), dijo a Reuters por teléfono que había pocas dudas de que la represa estaba a punto de ceder y que las autoridades querían completar las evacuaciones en cosa de horas.

La oficina de Rosselló indicó en un comunicado que las persona habían empezado a dejar la zonas pero que una pequeña comunidad se negaba a dejar sus casas y que el gobernador instruyó a la policía a intervenir, bajó una ley que los faculta para mover a la población local en caso de emergencia.

Villalba no pudo precisar cuántas personas ya han sido evacuadas ni cuántas autoridades se estaban comunicando con los residentes para organizar la evacuación.

Rastro de destrucción. María golpeó a Puerto Rico, de 3,4 millones de habitantes, como huracán categoría 4. El miércoles dejó un reguero de destrucción con graves inundaciones, daños a viviendas y cortes en las comunicaciones telefónicas y de electricidad en todo el territorio insular estadounidense, salvo entre quienes cuentan con generadores.

Funcionarios dijeron el viernes que había seis muertos confirmados por la tormenta: tres en aludes en Utuadno, dos ahogados en inundaciones al oeste de San Juan, y un fallecido cerca de San Juan tras quedar atrapado bajo un panel. Más temprano, medios habían reportado 15 muertos.

Puerto Rico ya enfrentaba la mayor crisis de deuda municipal en la historia de Estados Unidos. Un grupo de jueces que supervisan su quiebra aconsejaron a las partes involucradas poner en espera indefinidamente los procedimientos legales mientras la isla se recupera, dijo una fuente.

María causaría daños por US$45.000 millones a lo largo y ancho del Caribe, y al menos US$30.000 millones de ellos en Puerto Rico, dijo Chuck Watson, analista de Enki Research. Las cifras incluían tanto daños físicos como pérdidas en el negocio turístico.

Catorce muertes fueron reportadas en Dominica. Dos personas murieron en el territorio francés de Guadalupe y una en las Islas Vírgenes de Estados Unidos. Otras dos personas fallecieron cuando la tormenta pasó el jueves por República Dominicana, según el medio local El Jaya.

María pasó el viernes cerca de Islas Turcas y Caicos y de Bahamas. Ambos territorios se libraron de la peor parte de la tormenta, según datos del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

El ciclón aún mantenía vientos sostenidos de hasta 195 kilómetros por hora el sábado como un huracán Categoría 3, pero se espera que se debilite gradualmente en los próximos dos días en su curso hacia el norte.