Santiago. Un estricto plan para la última fase de evacuación de los 33 mineros atrapados bajo tierra en Chile fue diseñado por equipos de rescate, el que incluyó el ingenio criollo, equipos con tecnología de última generación y una estricta dieta.

Los 32 mineros chilenos y uno boliviano serán sometidos a un chequeo médico y una posterior charla antes de subir a la superficie.

A continuación algunos datos de la fase final del rescate:

*Los mineros se someterán a un ayuno de al menos ocho horas, similar al que se realiza antes de una cirugía, debido al estrés emocional y físico que implicará el rescate. Han realizado ejercicios de preparación para el ascenso.

*Han sido monitoreados con cinturones biométricos para grabar sus signos vitales y desarrollar modelos predictivos de cómo será la subida a través de la cápsula.

*Líderes del equipo de rescate han dicho que primero subirán los hábiles ante la posibilidad de que la cápsula se quede atrapada en algún trayecto del ducto. Fuentes del gobierno han mencionado que en esa etapa podría ascender el minero boliviano. En una segunda etapa, subirían los que estén más debilitados y por último, quienes estén más fuertes en términos psicológicos.

*Del equipo de rescate, bajarán dos socorristas, un minero y un paramédico, que asistirán a los operarios en su ingreso a las cápsulas por las cuales ascenderán a la superficie.

*Las cápsulas miden 3,95 metros de alto y pesan unos 460 kilos. Están equipadas con un arnés para sujetar los mineros, un tubo de oxígeno y un micrófono. El casco del minero tiene altavoces para una permanente comunicación en el ascenso con el equipo de rescate que lo aguarda en la superficie.

*Los trabajadores ingresarán al dispositivo con vestimenta especial, guantes y lentes de última generación que los protegerán de la luz. Los lentes tiene una protección al 100% contra los rayos UVA, UVB y UVC y poseen un sistema cromático que permite mantener la nitidez de la diferenciación de colores así como dos lentes intercambiables para la visión de cerca y de lejos.

*El ascenso -que se estima tomará cerca de 45 minutos por cada minero- será monitoreado con imágenes y sonido.

*Una vez que lleguen a la superficie, los mineros tomarán contacto con socorristas mineros, médicos y paramédicos.

*Luego, serán trasladados a una zona de cuidados críticos intensivos y a una segunda área de estabilización. Si están en buenas condiciones de salud podrán trasladarse a una carpa para reunirse con familiares.

*Una vez concluido este proceso, los mineros serían llevados en helicóptero a un hospital de la ciudad de Copiapó, donde permanecerían al menos 48 horas.