Guvecci, Turquía. Decenas de miles de sirios salieron a las calles el viernes para pedir la caída del presidente Bashar al-Assad, y un grupo de derechos humanos indicó que las fuerzas de seguridad mataron al menos a un manifestante.

"Díganle al mundo que Bashar no tiene legitimidad", gritaron varios miles de manifestantes en el suburbio de Irbin, en Damasco, dijo un testigo por teléfono. Siria ha expulsado a la mayoría de los periodistas extranjeros.

Un grupo de derechos humanos sirio afirmó que las fuerzas de seguridad mataron a un manifestante cuando dispararon contra una masiva convocatoria en la ciudad de Kiswa, cerca de la capital.

La televisión siria aseguró que hombres armados, a quienes las autoridades han culpado por la violencia, abrieron fuego contra las fuerzas de seguridad.

En las ciudades centrales de Homs y Hama, los manifestantes gritaron "el pueblo quiere la caída del régimen", mientras que en Derá, cuna del levantamiento, muchos salieron a las calles con carteles para mostrar su rechazo a la promesa de Assad en un discurso esta semana de lanzar un diálogo nacional.

También estallaron protestas en ciudades de la costa oeste y en las provincias del este, cerca de Irak, un día después de que las tropas sirias se lanzaron sobre la frontera norte con Turquía, provocando la huida de otros 1.500 sirios.

Según las autoridades turcas, la cifra de refugiados que han cruzado la frontera y se han instalado en campamentos ha llegado a 11.000.

La represión de Assad contra las protestas, en la que según grupos de derechos humanos murieron más de 1.300 civiles, desató la condena de Occidente y una gradual escalada de las sanciones económicas de Estados Unidos y la Unión Europea contra los líderes sirios.

El viernes, la UE anunció más sanciones contra Siria, que incluyen a tres comandantes de la Guardia Revolucionaria de Irán acusados de ayudar a Damasco a aplastar la disidencia.

Cuatro altos funcionarios sirios también fueron sancionados, llevando a 34 el número de individuos y entidades en una lista que ya incluye a Assad y a sus máximos colaboradores.

Estados Unidos, que también ha castigado a funcionarios sirios, dijo que el reporte sobre la movilización del Ejército sirio para rodear y atacar la localidad de Khirbat al-Joz, a sólo 500 metros de la frontera con Turquía, es un nuevo desarrollo preocupante.

"A menos que las fuerzas sirias finalicen inmediatamente sus ataques y sus provocaciones, que no sólo están afectando a sus propios ciudadanos sino (elevando) el potencial de choques fronterizos, vamos a ver una escalada del conflicto en el área", dijo la secretaria de Estado Hillary Clinton.

La violenta represión siria ha causado una crisis en las relaciones previamente cercanas con Turquía, que ha criticado duramente la reacción de Damasco.

Clinton afirmó que discutió la situación con el ministro de Relaciones Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, y que el presidente estadounidense Barack Obama también dialogó con el primer ministro turco, Tayyip Erdogan. Davutoglu informó que Erdogan hablará con Assad el viernes.