La Defensoría del Pueblo señaló que al menos el 10% de los municipios colombianos se encuentran en estado de vulnerabilidad, es decir, 117 localidades del territorio nacional.

En este sentido, señaló que los derechos de los colombianos están siendo vulnerados, especialmente el del agua debido a la falta de atención oportuna a las advertencias que ha emitido el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam) para prevenir las consecuencias de los fenómenos climáticos.

Jorge Armando Otálora, defensor del Pueblo, resaltó que el hecho deja en evidencia la falta de planeación de ciertas autoridades administrativas para ofrecer soluciones estructurales a los problemas de abastecimiento de agua en forma oportuna, continua y con calidad para todos los ciudadanos.

Aunque la Defensoría del Pueblo reconoce avances en ciertas regiones, lo que viene ocurriendo en Casanare y varios departamentos de la Costa Caribe, particularmente en la Alta Guajira donde una comisión de la Entidad realiza esta semana labores de acompañamiento a las comunidades, muestra que de no tomar medidas urgentes y definitivas, se puede poner en peligro la vida de muchos colombianos en situación de vulnerabilidad, particularmente niños, niñas y adultos mayores.

En consecuencia, la entidad exhortó al Ministerio del Medio Ambiente, a las corporaciones autónomas regionales, a las gobernaciones, a las alcaldías municipales y distritales, y a las empresas prestadoras de servicios públicos, a que adoptaran los planes de contingencia necesarios para afrontar posibles emergencias ligadas al fenómeno de El Niño.