EE.UU. La aprobación de fondos para la edificación del muro fronterizo entre Estados Unidos y México fue pospuesta por los legisladores republicanos hasta fin de año y rechazada por los demócratas, estos últimos consideran que es una construcción innecesaria.

El senador republicano Roy Blunt, de Missouri, miembro de alto rango del Comité de Asignaciones presupuestales, indicó ayer que la solicitud de fondos adicionales del presidente Donald Trump deberá esperar hasta fines de año.

El problema está en la negociación del presupuesto gubernamental para este año y el desacuerdo tanto entre la mayoría republicana y la oposición demócrata en cuanto a las prioridades presupuestales.

Trump prometió en su campaña electoral construir una barda en la frontera con México y de hecho esperaba apurar la edificación desde este año con una inversión de dos mil 600 millones de dólares para el año fiscal 2017-18.

Pero los demócratas han prometido oponerse categóricamente y algunos republicanos consideran que no es necesaria, al menos en los términos iniciales.

El gobierno de Trump había hecho, a principios de año, una petición de US$1.400 mil millones como parte de un plan que incrementaría el gasto de defensa en más de US$30 mil millones. La idea era que el presupuesto para la valla quedaría incluida en el debate general.

Pero la misma publicación precisó que “el problema es que la barda no es tan popular, particularmente si los Estados Unidos van a pagar por ella; tampoco unifica a los republicanos en el Congreso”.

El senador Lindsey Graham, republicano de Carolina del Sur, indicó que la barda no es una inversión útil y de hecho el debate sobre su financiamiento sólo sería un problema para la eventual aprobación del presupuesto militar.

En ese marco, el liderazgo republicano en las dos cámaras del Congreso decidió no vincular la petición de fondos para la barda con el presupuesto general.

En opinión de Blunt, la propuesta de ley de gastos suplementarios solicitados por Trump para pagar por actividades militares y el muro fronterizo complicaría las conversaciones y debería ser tratado en una fecha posterior.

El gasto suplementario podría tratarse “en un momento posterior.”

Rechazo total. Asimismo, el liderazgo demócrata del Senado de EU reafirmó  su rechazo a la petición presupuestal del presidente Donald Trump para construir un muro en la frontera con México y para contratar una “fuerza de deportación” contra inmigrantes indocumentados.

Durante un acto donde aparecieron familias estadunidenses separadas por la detención o deportación de padres de familia sin antecedentes criminales, el líder demócrata Charles Schumer, reiteró su oposición a la aprobación de los recursos.

“En lugar de gastar el dinero de los contribuyentes en un muro, deberíamos estar invirtiendo en crear empleos y arreglar nuestra infraestructura, no en separar a familias estadunidenses y perjudicar niños y a las economías locales”.

Visiblemente emotivo por los testimonios de familias que sufrieron la deportación de sus padres, Menéndez sostuvo que combatirán todos los elementos del presupuesto relacionados con la deportación masiva.