Lima, EFE. Policías peruanos dispararon e hirieron este lunes a 14 personas que viajaban en una camioneta en la región del Cuzco, en el sureste de Perú, según relataron víctimas y oficiales de juzgado a medios locales.

La camioneta de pasajeros se dirigía desde el poblado de Kepashiato, en el distrito de Echarate, hasta la ciudad de Quillabamba, capital de la provincia de La Convención, regiones correspondientes al Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM) donde las fuerzas armadas combaten al narcotráfico y sus cómplices, remanentes del grupo terrorista Sendero Luminoso.

El vehículo fue interceptado en la carretera por un grupo de policías, presuntamente para indagar sobre quiénes eran los pasajeros.

El conductor Rómulo Albidón Fuentes respondió que se trataba de mujeres embarazadas y niños, según contó el chófer a Radio Programas del Perú (RPP).

Sin embargo, los agentes los acusaron de ser "narcotraficantes" y "terroristas" y abrieron fuego contra la camioneta, de acuerdo a la versión que el juez de paz de Kiteni, Juan Mamani Chalco, facilitó al portal del diario El Comercio.

"Escuché un ruido fuerte y nos dispararon sin compasión por más de un minuto; luego se vinieron hacia nosotros y nos tiraron al piso como perros, nos han maltratado sin importarles nada", dijo por su parte el conductor Fuentes a RPP.

De acuerdo a los afectados, los mismos policías que dispararon luego los ayudaron a llegar a un centro de salud cercano.

Al menos seis heridos que presentan las lesiones más graves han sido llevados al hospital de Quillabamba para ser atendidos, informaron los medios locales.

La provincia de La Convención en el Cuzco es una de las que permanece en estado de emergencia desde hace varios años debido a la presencia de columnas remanentes de la banda armada Sendero Luminoso y las mafias del narcotráfico.