Bogotá. Gracias a la información de una red de cooperantes y de la población civil, Tropas del Batallón de Ingenieros 30, orgánico de la Trigésima Brigada del Ejército, lograron la ubicación y posterior detonación controlada de un artefacto explosivo tipo cilindro bomba de alto poder destructivo en Colombia.

La carga explosiva compuesta por una importante cantidad de súper anfo estaba ubicada en un punto estratégico de la pista de aterrizaje del aeropuerto del municipio de Tibú, y según informaciones de inteligencia militar sería detonada mediante un sistema de activación eléctrica controlado, durante el tránsito aéreo en la terminal, por lo que se logró evitar una tragedia de grandes dimensiones, ya que el objetivo era atentar contra los usuarios que se transportan en las aeronaves que entran y salen del lugar.

El frustrado acto se le atribuye a la autodenominada comisión de frontera de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que realiza operaciones en esta población.

Las operaciones aéreas fueron suspendidas, mientras el Grupo de Explosiones y Demoliciones (EXDE) de la Trigésima Brigada realizaba operaciones de registro y control para establecer que no hubiera más cargas explosivas.