San Felipe, México. El hundimiento de un barco pesquero frente a la península de Baja California en México habría dejado ocho turistas estadounidenses muertos, dijeron el lunes autoridades, tras un día de búsquedas en el que solo se recuperó un cadáver.

La embarcación de 35 metros zarpó el sábado, con 44 personas a bordo, desde el puerto de San Felipe en el mar de Cortéz pero se encontró con una tormenta eléctrica y zozobró el día siguiente, dijeron funcionarios portuarios y de la Armada.

Tras realizar tareas de búsqueda por más de 24 horas, cuerpos de rescate sólo han recuperado un cadáver y dijeron que no hay esperanza de encontrar vivas a siete personas aún desaparecidas.

Equipos de buzos llegaron al lugar para ayudar con la búsqueda.

"Hemos modificado la operación, ahora nos estamos enfocando en rescatar gente pero no con vida", dijo Alfredo Escobedo, director de los servicios de emergencia en el estado de Baja California.

Los desaparecidos y la víctima son turistas estadounidenses, dijo Dora Winkler, autoridad portuaria en San Felipe.

La Marina-Armada de México envió equipos de búsqueda luego de que el cocinero y dos pasajeros del barco fueron rescatados por pescadores locales y dieron el alerta.

La embarcación, llamada Erik, estaba alrededor de 140 kilómetros al sur de San Felipe, un popular destino de vacaciones y centro de pesca localizado al sur de Mexicali.

Funcionarios de los servicios de emergencia en San Felipe dijeron que de las 44 personas a bordo del barco pesquero 27 eran turistas estadounidenses y 17 eran tripulantes.

Las autoridades mexicanas dijeron que equipos de la Marina rescataron a 36 sobrevivientes tras ser alertados por las tres personas auxiliadas por pescadores.

"Todas las personas rescatadas hasta el momento gozan de buena salud, por lo que fueron llevadas a sus hoteles respectivos, quedando bajo observación solo uno de ellos, por padecer diabetes", dijo la Marina mexicana en un comunicado, sin precisar cuántas personas habían rescatado hasta ese momento.

El gobernador del estado de Baja California dijo que el fallecido era de nacionalidad estadounidense.

De acuerdo con un aviso en internet, Erik había estado operando en el mar de Cortéz desde 1989 y podía transportar hasta 42 personas.

Valecillo afirmó que las condiciones climáticas eran normales cuando el bote zarpó el sábado.