Rosario. El fiscal rosarino que investiga un caso que involucra a la banda narco "Los Monos" de reconocida acción en la zona, Aníbal Vescobo, reconoció en la prensa que "durante los últimos días se tomaron algunas medidas para cautelar pruebas y esta mañana se pidieron otras luego de la difusión de la noticia".

Agregó que las personas involucradas en el presunto plan para matar al juez de instrucción 4 de Rosario, Juan Carlos Vienna, y al fiscal de Cámara Guillermo Camporini, todavía no serán convocadas a prestar declaración indagatoria. "Primero queremos reunir los elementos y luego serán indagados", precisó el fiscal Vescobo.

Si bien se conoció este fin de semana, la Justicia local investiga desde el miércoles pasado el presunto plan organizado por un policía detenido y un preso procesado por homicidio con el fin de asesinar al juez Vienna y al fiscal Camporini, explicaron voceros del caso.

El plan fue descubierto por el juez federal 3 de Rosario, Carlos Vera Barros, a partir de escuchas telefónicas que ordenó al teléfono del policía Germán Almirón, presuntamente vinculado a la organización de tráfico de drogas investigada por ese juzgado.

Explicaron que Almirón está detenido en la Jefatura de Policía de Rosario por facilitar la fuga de Juan Domingo Ramírez, que había sido apresado como presunto sicario y proveedor de bunkers de la banda de "Los Monos".

En las escuchas, el policía habla con un hombre identificado como César Arón Treves, alias "Ojudo", que está detenido en el penal de la localidad santafesina de Coronda, procesado como partícipe de un homicidio ocurrido en Rosario en noviembre de 2012.

"Nunca pasó en la historia de Santa Fe que mataran a un fiscal o a un juez. Hasta que no pase todo va a seguir igual", dice el policía Almirón.

Siempre de acuerdo con los informantes, el recluso Treves le propuso entonces atentar contra el juez Vienna, que en febrero pasado procesó a 36 integrantes de la banda "Los Monos", entre ellos 12 policías santafesinos.

"Lo único que te pido es que me consigas dónde vive y el auto que tiene, que después yo me encargo", dijo Treves al policía Almirón en relación a Vienna, a quien se refieren como "salchicha".

El descubrimiento del presunto plan para matar al juez y al fiscal se produce luego del atentado a balazos -ocurrido en octubre- contra la vivienda particular en Rosario del gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, y de amenazas telefónicas a funcionarios de la cartera de Seguridad provincial.

Bonfatti repudió hoy el presunto plan para matar a los funcionarios judiciales al señalar que "Santa Fe está de pie contra los violentos y seguiremos en este camino".