Bagdad. Una fosa común con los restos de más de 800 cuerpos, muchos de los cuales se creen que pertenecen a opositores del derrocado líder Saddam Hussein, fue descubierta en el oeste de Irak, informó este jueves un portavoz del ministerio de Derechos Humanos.

Kamil Ameen dijo que la tumba, hallada en un desierto en la provincia de Anbar, el corazón suní de Irak, incluye restos de kurdos, chiíes, mujeres y niños y se trata de una de las mayores fosas comunes desenterradas en los últimos años.

"La tumba contiene (personas) de sectas diferentes. Los reportes iniciales indicaron que eran opositores políticos", dijo Ameen a Reuters.

"El número (de cuerpos) hasta ahora es 822, pero podría aumentar. Nuestros técnicos prevén que el número llegará a 900", agregó.

En Irak se han hallado varias fosas comunes desde la invasión liderada por Estados Unidos en 2003, que derrocó al dictador suní Saddam.

Las víctimas a menudo son identificadas como kurdos, contra quienes Saddam condujo campañas militares durante las décadas de 1980 y 1990, y chiíes, que protagonizaron un levantamiento en 1991.

Ameen sostuvo que la fosa común hallada recientemente sería de la década de 1980, debido a que debajo de las víctimas aparecieron un diario del Gobierno publicado en 1988 y un medicamento con una fecha de vencimiento en 1984.

Otras pertenencias descubiertas incluyeron notas con plegarias religiosas e imágenes del imán Ali, un ícono para los chiíes, al igual que ropa, platos, vasos y cucharas.

Ameen dijo que algunos de los cuerpos vestían uniformes militares, otros tenían atuendos tradicionales kurdos y otros llevaban ropa de civil.

Muchos de los cuerpos tenían evidencia de disparos de bala en la cabeza y algunos cráneos estaban aplastados, agregó.

Imágenes de televisión mostraron a equipos del ministerio extrayendo cráneos y huesos en bolsas de plástico. Otro funcionario señaló que la fosa abarcaba 2 hectáreas.

"Este tema es similar a la excavación de sitios arqueológicos. Tenemos que cuidar los restos y las cosas ya que ayudan a identificar los restos", explicó Ameen.

"Al mismo tiempo, podríamos encontrar pruebas para llevar a los responsables a juicio", añadió.

Ameen dijo que el ministerio recibió la información sobre la fosa hace un año, pero que el trabajo en el sitio comenzó recién hace tres meses.

Investigadores de derechos humanos iraquíes y estadounidenses afirmaron en el 2003 que sospechaban que Irak tenía hasta 260 fosas comunes con los cuerpos de hasta 300.000 personas asesinadas durante el régimen de Saddam.

En el 2003, una fosa común con más de 3.000 cuerpos fue descubierta cerca de la comunidad agrícola de Mahaweel, 60 kilómetros al sur de Bagdad.