Tokio. El primer ministro de Japón hizo el sábado su primera visita a la región devastada por el sismo y posterior tsunami, mientras los ingenieros que luchan por poner fin a la peor crisis nuclear desde Chernóbil dijeron que podrían haber hallado la causa de una filtración de radiación al mar.

La operadora Tokyo Electric Power Co (TEPCO) dijo que había encontrado una grieta en un pozo de concreto que estaba filtrando agua en su reactor número 2 de la planta de Fukushima, con una medida de 1.000 milisieverts de radiación por hora.

"Con el alza de los niveles de radiación en el agua de mar cerca de la planta, hemos intentado confirmar la razón (...), está podría ser la fuente", dijo Hidehiko Nishiyama, vicejefe de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial (NISA).

Pero el funcionario advirtió que no podían estar seguros hasta estudiar los resultados.

Agregó que TEPCO ha estado vertiendo concreto en el pozo para parar la fuga.

El primer ministro de Japón, Naoto Kan, conversó con refugiados en un campamento cercano al pueblo pesquero de Rikuzentakata, arrasado por el tsunami que siguió al terremoto del 11 de marzo, dejando 28.000 personas desaparecidas o muertas.

"El Gobierno trabajará duro con ustedes hasta el final. Quiero que todos hagan también su mejor esfuerzo", dijo Kan, citado por la agencia de prensa Kyodo, a un sobreviviente en una escuela usada como centro de evacuación.

Pero algunos sobrevivientes están enojados porque la visita de Kan se demoró tres semanas, acusando al Gobierno de hacer poco en ayudarlos a reconstruir sus vidas en medio de los escombros.

Ya impopular antes del desastre, Kan ha sido criticado por su manejo de la crisis nuclear y humanitaria de Japón y su liderazgo sigue en duda.

"Hay gente que ni siquiera puede ir a buscar a los muertos. Quiero que le preste atención a ellos", dijo Kazuo Sato, un pescador de 45 años, citado por Kyodo.

Kan ingresó después a la zona de evacuación a 20 kilómetros. También visitó un centro deportivo que funciona como oficina para los equipos de emergencia que tratan de enfriar la planta de Fukushima Daiichi.

A tres semanas del desastre, los operadores de la planta no están ni cerca de recuperar el control de los reactores dañados porque las barras de combustible siguen sobrecalentadas y altos niveles de radiación fluyen al mar.

Las acciones de TEPCO, la mayor compañía de energía de Asia, han perdido 80% de su valor: US$32.000 millones en valor de mercado.

El daño que enfrenta Japón podría superar US$300.000 millones, la mayor pérdida por un desastre natural.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo el viernes que la economía japonesa recibiría un golpe de corto plazo y que no podía descartar una intervención adicional para el yen.

El Fondo reduciría su proyección para el crecimiento japonés cuando presente sus cifras actualizadas el 11 de abril en su Panorama Económico Mundial, dijo el jefe de la misión japonesa en el FMI, Mahmood Pradhan.

La tercera economía mundial ya ha visto las manufacturas caer a un mínimo de dos años.

Ha habido rumores sobre una coalición entre el Partido Demócrata de Japón (LDP) y el Partido Democrático Liberal, el principal de la oposición, para enfrentar los estragos de la crisis. Pero no ha habido acuerdo y el diario Yomiuri dijo que la oposición preferiría que Kan dimitiera primero.

Se ha detectado radiación 4.000 veces el límite legal en el agua de mar cerca de la planta Daiichi y los ingenieros usarían un tanquero flotante enviado a Fukushima para contener agua contaminada. Pero hasta que se reconecten los sistemas internos de enfriamiento de la planta la radiación seguirá fugándose.

TEPCO está contratando trabajadores que entran en áreas altamente radiactivas para hacer tareas breves antes de huir lo más rápidamente posible.

"Mi firma me ofreció 200.000 yenes (US$2.500) al día". dijo un subcontratista, que no dio su nombre, a la revista japonesa Weekly Post. "Pero mi esposa estalló en llanto y me detuvo, por lo que lo rechacé", indicó.

Kan prácticamente ha descartado nacionalizar TEPCO, pero la inyección de fondos públicos parece inevitable.

El viernes Standard & Poor's redujo su recomendación de largo pazo sobre TEPCO en tres escaños a "BBB+". su segunda rebaja en la calificación de la firma en dos semanas.