Pekin. Deslaves aplastaron el domingo a un pueblo en el noroeste de China, causando la muerte de al menos 127 personas y dejando quizás unos 2.000 residentes desaparecidos, mientras equipos de rescate revisaban las casas destruidas y removían los escombros que obstruyen un río.

Los deslaves y la inundación golpearon al condado de Zhouqu en la Prefectura Autónoma Tibetana de Gannan en la provincia de Gansu, una zona caracterizada por colinas empinadas, luego de lluvias torrenciales la noche del sábado, informó la agencia de noticias Xinhua, citando a funcionarios locales.

El exceso de agua provocado por las lluvias se estancó detrás de un derrubio en el estrecho valle del Río Bailong, cerca del principal pueblo de Zhouqu.

El río tapado, que atraviesa el pueblo, provocó la inundación y los deslaves después de la medianoche, destruyendo una pequeña estación hidroeléctrica y dejando al menos 127 personas muertas, según Xinhua.

El desastre se da luego de una inundación en Pakistán que ha dejado más de 1.600 víctimas fatales y otra en el estado indio de Jammu y Cachemira. Las inundaciones han dejado 132 muertos en el estado indio de Ladakh, en los Himalayas.

La cifra de muertos en China podría aumentar bruscamente, por lo que el primer ministro Wen Jiabao se dirige a la zona. Más de 2.000 personas están desaparecidas, según un reporte de Xinhua. Una aldea del condado quedó "enterrada" por la devastación, dijo la agencia.

"Es muy difícil ubicar a la gente que fue arrastrada por la inundación. Es difícil decir cuáles son sus posibilidades de sobrevivencia", declaró a Xinhua He Youxin, un funcionario que organiza los esfuerzos de rescate en Zhouqu.

Socorristas dijeron a la televisión china que el lodo y los escombros hacían imposible utilizar maquinaria pesada. "Muchas casas de una sola planta fueron arrasadas y ahora estamos esperando para ver cuántas personas escaparon", dijo un residente de Zhouqu, un comerciante llamado Han Jiangping, a Reuters por teléfono.

"Hemos tenido deslaves antes, pero nunca algo tan malo como esto. La gente está intentando hallar a sus familias y espera más socorristas", agregó.

En un momento, la inundación cubría cerca de la mitad del poblado de Zhouqu, con unos 40.000 residentes, y también afectó a una aldea cercana de 300 familias, según medios estatales. El agua alcanzó los tres pisos de altura en algunos edificios.

Cerca de 2.800 soldados y cientos de médicos fueron enviados a ayudar, dijo Xinhua. "Ahora el fango se ha convertido en el mayor problema para las operaciones de rescate. Es demasiado espeso como para caminar o manejar a través de él", dijo el jefe del condado, Diemujiangteng, según Xinhua.

El gobernante Partido Comunista de China se ha vuelto un adepto a mostrar su fortaleza mediante la movilización de soldados, ayuda y propaganda de cara a las calamidades naturales, como un poderoso terremoto en el 2008.

El presidente chino, Hu Jintao, y Wen dijeron a funcionarios que "no ahorren esfuerzos a la hora de salvar vidas", dijo Xinhua.

Residentes dormían al momento de aludes. Más de 1.400 personas han muerto este año en inundaciones que han devastado zonas del centro y sur de China, según la autoridad nacional de ayuda a desastres.

Imágenes de Zhouqu mostraban lodo y agua cubriendo las calles del pueblo, vehículos siendo arrastrados por la corriente y soldados excavando frenéticamente a través de los escombros buscando víctimas, incluido un niño que fue sacado desde una casa destruida.

Xinhua dijo que el lodo que cubrió las calles alcanzaba hasta un metro de altura.

"Hubo relámpagos y fuertes lluvias, y luego comenzaron los deslaves", dijo un residente de Zhouqu contactado por Reuters. El sólo entregó su apellido, Bai. "Eso fue cerca de la medianoche, así que algunas personas deben haber estado en sus casas, dormidas, y no supieron qué estaba ocurriendo", declaró.

Muchos residentes de Gannan son pastores y campesinos de etnia tibetana y lo complejo del terreno podría retrasar los esfuerzos de rescate. El condado de Zhouqu tiene cerca de 135.000 residentes, cerca de un tercio de ellos tibetanos, según el gobierno local.

Soldados usaron explosivos para remover restos de lodo y rocas que bloqueaban al río, creando una acumulación de agua que se extendió por cinco kilómetros, dijo una emisora.

Cerca de 19.000 personas que viven en dos pueblos bajo el bloqueo fueron trasladadas, sostuvieron reportes.