Tokio. Japón podría necesitar más de 30 años para desmantelar la central nuclear de Fukushima, dañada por un tsunami, dijo este viernes la Comisión de Energía Atómica, poniendo de relieve los grandes desafíos planteados por el peor accidente atómico del mundo desde Chernóbil.

Un gigantesco terremoto y un tsunami ocurridos marzo dejaron fuera de servicio los sistemas de refrigeración en la planta de Fukushima Daiichi, operada por Tokyo Electric Power Co (Tepco), causando una desastrosa fusión en los núcleos y la filtración de radiación a la atmósfera.

Un panel de la Comisión de la Energía Atómica, que reúne a expertos nucleares y de otros campos que asesoran al gobierno japonés en su política nuclear, pidieron que la remoción de las barras fundidas de combustible nuclear comience en los próximos 10 años.

En la planta estadounidense de Three Mile Island el retiro del combustible comenzó a los seis años y medio del accidente de fusión de 1979, pero es probable que en Fukushima se tarde más porque sufrió un accidente mayor, señal el panel en el borrador de un informe.

El panel estimó que completar el proceso de sacar las barras de combustible de los reactores dañados y desmantelar la planta llevaría más de tres décadas. Los trabajadores de la planta aún se enfrentan a agua y residuos de alta radiación.

El informe no indicaba el costo estimado de todo el proceso de desmantelamiento.

Tepco ha admitido que podría no ser capaz de retirar el combustible de los reactores en otros 10 años, y los expertos señalan que limpiar la planta podría llevar varias décadas.