Río de Janeiro. Los exámenes realizados en muestras de cinco pacientes internados en un hospital del estado brasileño de Río Grande do Sul confirmaron la presencia por primera vez en Brasil de la carbapenemase New Delhi Metallobetalactamase (NDM), una súperbacteria responsable por graves casos de infección hospitalaria en varios países.

Los exámenes de laboratorio que confirmaron la existencia de colonias de estas bacterias en los pacientes fueron realizados por la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), informó este miércoles esta estatal vinculada al Ministerio de Salud y considerada como el mayor centro de estudios médicos de América Latina.

Las bacterias NDM, altamente resistentes a antibióticos, fueron descritas por primera vez en la India en 2008 y desde entonces han sido detectadas en varios otros países.

Su infección está asociada a ambientes hospitalarios y afecta principalmente a pacientes con baja inmunidad, portadores de alguna enfermedad o que fueron sometidos a procedimientos invasores, como catéteres o ventilación mecánica.

La bacteria es semejante a la Klebsiella pneumoniae, responsable por la carbapenemase (KPC) y que ha sido confirmada en varios casos en Brasil desde 2010.

En los últimos meses se han notificado casos de infección por esta nueva bacteria en Colombia, Paraguay y Uruguay, y ahora en Brasil, el mayor país suramericano y que tiene fronteras con nueve naciones. Los casos en Brasil fueron detectados en un estado del sur del país fronterizo con Uruguay.

"La confirmación de su presencia en Brasil muestra el gran potencial de diseminación de un microorganismo que es resistente a la mayoría de los antibióticos disponibles", aseguró la investigadora Ana Paula Assef, investigadora del Laboratorio de Estudios sobre Infecciones Hospitalarias de la Fiocruz.

La especialista recomendó como estrategias para prevenir la propagación de la bacteria equipar a los laboratorios clínicos para que puedan diagnosticar la nueva amenaza, adoptar medidas de control de infecciones en ambientes hospitalarios, aislamiento de pacientes infectados y políticas adecuadas de distribución de antibióticos.