Al menos 39 centroamericanos fueron capturados tras un operativo en el estado de Hidalgo, México, anunciaron este lunes agentes del Instituto Nacional de Migración (INM).

La operación fue realizada en la madrugada de este domingo en la linea ferroviaria y entre los migrantes detenidos se encuentran 34 hondureños, cuatro guatemaltecos y un nicaragüense, según la información publicada por el diario mexicano Informador.

Los centroamericanos se transportaban a abordo de un tren que se dirigía hacia el norte de México cuando fueron interceptados por las autoridades.

El vicecanciller de Honduras Alden Rivera confirmó que los 34 compatriotas se encuentran seguros en manos de las autoridades del INM y que México ya contacto al consulado de Honduras en el Distrito Federal para la deportación terrestre.

Según Rivera, el flujo migratorio de Honduras hacia México es el más importante de la región centroamericana y durante el mes de enero mostró un incremento y ahora salen de las fronteras patrias aproximadamente 300 personas diarias.

Honduras responde a reclamos. El sábado pasado las autoridades mexicanas reclamaron a los gobiernos de Honduras, El Salvador y Guatemala por no hacerse responsable de los crímenes contras los inmigrantes alegando que el crimen organizado también opera en los países centroamericanos.

Sin embargo, el funcionario hondureño expresó que Centroamérica es responsable de no detener el flujo migratorio mediante oportunidades para su población pero no así de los crímenes y secuestros, pues estos son cometidos en territorio mexicano.

Además agregó, que si bien es importante disminuir el flujo migratorio, lo más relevante es "atacar el crimen organizado donde están ocurriendo los secuestros".

La visita de una delegación mexicana que analizaría la situación de los indocumentados hondureños en suelo azteca con el gobierno de Porfirio Lobo Sosa fue cancelada debido al mal tiempo que azotaba al país centroamericano producto de una cuña de alta presión.

A finales del 2010, México y Honduras crearon una comisión de seguridad para atender los delitos contra migrantes después de que trascendiera el secuestro masivo de migrantes en su paso por el país norteamericano.

El año pasado se registró el asesinato de al menos 72 migrantes en Tamaulipas de los que treinta eran de origen hondureño.