La Paz. El "sacerdote" aymara que hace cuatro años bendijo y entregó un bastón de mando indígena al presidente de Bolivia, Evo Morales, ganando con ello reconocimiento internacional, fue encontrado en poder de 240 kilogramos de cocaína, informó este jueves la policía.

La detención del también llamado "amauta" o sabio andino Valentín Mejillones, junto con su hijo y una pareja de colombianos, se produjo este martes, dijo el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico, coronel Félix Molina.

El vicepresidente Alvaro García se apresuró a declarar que no habría protección oficial para Mejillones, que según dijo no fue elegido por Morales para la ceremonia indígena de asunción de mando realizada en enero del 2006, sino por "la estructura organizativa interna del ámbito religioso andino".

El director antidrogas dijo que la cocaína en estado líquido decomisada en la casa del amauta, en la ciudad de el Alto, tendría un valor de al menos US$240.000 en el mercado interno.

Señaló que en el domicilio de Mejillones fue encontrada una planta de purificación de cocaína "con tecnología colombiana", pero el amauta dijo haber sido "engañado" por los colombianos.

"No tengo nada que ver, yo les hice un favor humanamente, ellos me dijeron que iban a hacer pastillas de hierba y pomadas", dijo el amauta, según lo citó la agencia local de noticias Fides.

La autoridad antidrogas anunció que Mejillones y sus supuestos cómplices serán presentados a un juez esta misma semana para enfrentar un juicio por narcotráfico y una posible condena de hasta 20 años de cárcel.

El supuesto narcotraficante aymara, "sea quien sea, tiene que someterse a las medidas judiciales que corresponda", dijo a reporteros el vicepresidente García, saliendo al paso de una ola de rumores en medios locales sobre una no confirmada relación intelectual entre Mejillones y el presidente Morales.

En enero del 2006, cuando Morales asumió un simbólico mando indígena en Tiwanacu antes de jurar a la presidencia boliviana, Mejillones "era una persona que se movía en el ámbito de la religiosidad andina", y por eso fue escogido por los pueblos aymaras para entregar el bastón de mando, explicó García.

"Pasado ese momento, no podemos garantizar de por vida su comportamiento", agregó, insistiendo en que "sea o no sea amauta, si cometió una ilegalidad, a responder de sus actos ante la justicia, no puede haber ningún tipo de protección".

Los aymaras son la nación indígena más numerosa de Bolivia y principal soporte político del socialista Morales, bajo cuyo mandato es frecuente que los más importantes actos oficiales sean precedidos por ceremonias tradicionales de sahumerios y ofrendas a la Pachamama, o madre tierra.