Brasilia. Con el fin de analizar la dramática situación que se vive en Río de Janiero producto del temporal que ha dejado más de 670 muertos y cientos de desaparecidos, la presidenta Dilma Rousseff se reunió con su antecesor Luiz Inácio Lula da Silva.

Un asesor del ex mandatario explicó que el diálogo “fue un intercambio de ideas", señaló Infobae.

Actualmente la gestión de Lula es cuestionada debido a que no envió los fondos solicitados por Río de Janeiro para prevenir desastres climáticos e inundaciones.

De hecho, hay 5 millones de brasileños viviendo en áreas de riesgo que pueden terminar con sus viviendas destruidas debido a los temporales.

Frente a las inundaciones vividas en Río de Janeiro, el gobierno brasileño admitió falta de un sistema de previsión de catástrofes, por lo que se prometió implementarlo.

En la cita entre Rousseff y Lula se abordaron temas económicos y la relaciones con los partidos que integran la coalición de gobierno.