Pekín. Un dique amenazado por una inundación en el sur de China sufrió una nueva ruptura este miércoles, luego de que una grieta anterior en su muro obligó a la evacuación de casi 100.000 residentes en momentos en que las fuertes lluvias aumentan el caudal de los ríos en la región.

El río Fu en la provincia de Jiangxi rompió una barrera protectora el lunes a última hora, luego de días de lluvias torrenciales, amenazando áreas cerca de la ciudad de Fuzhou.

El río rompió el muro de contención este miércoles en la mañana, indicó un breve reporte de la agencia oficial de noticias Xinhua.

"Afortunadamente, los residentes en el área que podrían ser afectados por la inundación fueron evacuados la noche anterior", dijo el reporte, citando autoridades provinciales de control de inundación.

Las fuertes lluvias registradas en el sur de China durante la semana pasada han dejado al menos 199 muertos y unos 123 desaparecidos, en medio de ríos que se salieron de sus cauces y deslaves que cortaron caminos y vías férreas, dijo el Ministerio de Asuntos Civiles.

Más de 2,38 millones de personas han sido evacuadas.

Las inundaciones han causado hasta el momento daños económicos por unos 42.120 millones de yuanes (US$6.200 millones), con más de 1,6 millones de hectáreas de tierras agrícolas inundadas y unas 195.000 casas derrumbadas.

La emergencia ha evocado memorias de las inundaciones que afectaron a China en 1998, cuando el entonces primer ministro, Zhu Rongji, se quejó de que muchos diques de prevención de inundaciones eran pilas baratas de "escoria de tofú", que fueron dejados vulnerables por funcionarios poco estrictos.

Esta vez, los líderes del país parecen determinados a usar la amenaza de inundación como una muestra de fortaleza nacional, y el esfuerzo de rescate está recibiendo una intensa atención en los medios estatales.

Más de 15.000 personas, incluidos soldados y oficiales de policía, intentaban reparar el dique Changkai con bolsas de arena y otros elementos, indicaron reportes de medios oficiales.

Funcionarios se apresuraron en sellar la primera ruptura en el dique que se expandió a 400 metros, abarcando porciones de la barrera de 82 kilómetros de largo que protege un área agrícola ubicada en tierras bajas donde viven unas 150.000 personas, dijo Xinhua más temprano.

Para este martes a última hora, soldados y funcionarios habían llevado a 93.000 personas a áreas más seguras, mientras que otros residentes seguían atrapados por el agua y esperaban ser rescatados, reportó el China News Service.

Muchos de los residentes desplazados permanecieron en áreas cerca de sus hogares. Hasta el momento no se han registrado víctimas fatales como consecuencia de la ruptura en el dique, dijeron los medios oficiales.

El presidente Hu Jintao y el primer ministro Wen Jiabao han instado a realizar "todos los esfuerzos posibles para combatir las inundaciones y salvar vidas" luego del colapso del dique, indicó la agencia Xinhua.

Casi todos los años, algunas partes de China sufren inundaciones mortales. El Centro Meteorológico Nacional advirtió que las lluvias actuales podrían extenderse hasta este sábado.

En partes de las provincias de Fujian y Guangdong más de 1.000 milímetros de lluvia han caído en los últimos días, informaron medios estatales. Se han pronosticado lluvias adicionales para el resto de la semana

Las más afectadas fueron las regiones o provincias de Fujian, Jiangxi, Hunan, Guangdong, Sichuan, Guizhou y Guangxi.

Hace pocos meses, partes del sudoeste del país sufrieron una de las peores sequías en un siglo.