Santo Domingo. Un dominicano demandó al gobierno de Estados Unidos y a una clínica privada de ese país por US$180 millones por un error en una prueba de ADN encargada por el consulado estadounidense en Santo Domingo y que según el demandante terminó "destruyendo" a su familia, se informó el miércoles en medios judiciales.

El dominicano Miguel Familia entabló la demanda por US$100 millones contra el gobierno de Estados Unidos y por US$80 millones contra la clínica Testing & Research que realizó la prueba de ADN en el año 2005 por encargo de las autoridades norteamericanas que determinó entonces que la niña Ashley Alexis Familia no era su hija biológica.

Familia llevaba a cabo un trámite para la obtención de una visa de residencia de la menor, pero al conocerse los supuestos resultados de la prueba de paternidad el Consulado de Estados Unidos le negó la solicitud y él mismo terminó divorciándose de su esposa, Yessica Guerrero.

Pero siete años después la ex pareja decidió volver a realizar la prueba de ADN en dos laboratorios dominicanos que confirmaron que sí es el padre de la niña y que motivaron la demanda en un tribunal civil y comercial de Santo Domingo por daños y perjuicios.

El demandante dijo a la prensa local que su familia fue "destruida" después de recibir los resultados equivocados de la prueba de ADN, tanto por el divorcio que se produjo como por los maltratos a los que fue sometida la niña debido a que la madre la consideraba culpable de aquel episodio.