Pasar al contenido principal
Dos ataques en Noruega causan al menos 92 muertos
Sábado, Julio 23, 2011 - 17:18

Varios testigos dijeron que el hombre armado, identificado por la policía como un noruego de 32 años, avanzó a través de la pequeña y boscosa isla de Utoeya este viernes disparando al azar mientras los jóvenes huían aterrorizados.

Oslo. Un supuesto integrista cristiano vestido con uniforme de policía mató este viernes al menos a 85 personas en un ataque contra un campamento juvenil veraniego del partido gobernante de Noruega, horas después de que una bomba dejara siete muertos en Oslo.

Varios testigos dijeron que el hombre armado, identificado por la policía como un noruego de 32 años, avanzó a través de la pequeña y boscosa isla de Utoeya este viernes disparando al azar mientras los jóvenes huían aterrorizados.

La policía detuvo a un sospechoso rubio y alto, identificado por los medios locales como Anders Behring Breivik, y le acusó de la matanza en la isla y de la explosión de la bomba en Oslo.

El primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, frente al impacto que los ataques han provocado en un país normalmente tranquilo de 4,8 millones de habitantes, dijo: "Una isla paradisíaca ha sido transformada en un infierno".

El segundo al mando de la policía, Roger Andresen, no quiso especular sobre los motivos del agresor, pero dijo en una conferencia de prensa: "Se describe como cristiano, de tendencia derechista cristiana, en su página de Facebook".

Los medios noruegos dicen que la bomba de Oslo estaba compuesta por un fertilizante y que el sospechoso tenía una empresa, Breivik Geofarm, que habría usado para comprar el material.

"Estos productos fueron enviados el 4 de mayo", dijo Oddny Estenstad, portavoz de la cadena de suministro agrícola Felleskjoepet Agri, a Reuters.

"Eran seis toneladas de fertilizantes, que es un pedido entre pequeño y normal para un productor agrícola medio", añadió.

No estaba claro si Breivik, miembro de un club de armas, según los medios locales, tenía más de un arma o si tenía munición almacenada en Utoeya, donde la policía encontró explosivos.

La policía peinaba la isla y el lago, usando incluso un minisubmarino para buscar en el agua, dijo el inspector de policía Bjoerne Erik Sem-Jacobsen a Reuters. "No sabemos cuánta gente había en la isla, así que tenemos que buscar más".

Las primeras especulaciones tras la bomba de Oslo se habían centrado en grupos islamistas, pero parece que Breivik - y quizás algún cómplice no identificado - actuó en solitario.

La policía dijo que estaba comprobando las informaciones de que Breivik tenía un cómplice.

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, y muchos líder mundiales condenaron los atentados en Noruega.

"Esta tragedia golpea el corazón de un pueblo pacífico", dijo.

Andresen, subdirector de la policía, dijo que la cifra de muertos podría aumentar.

Escenas de terror. Los adolescentes que estaban en el campamento, situado en el noroeste de Oslo, huyeron despavoridos, muchos saltaron al agua para salvarse cuando el atacante comenzó a disparar contra ellos, dijeron testigos.

"Vi gente saltar al agua, unas 50 personas nadando hacia la costa. Lloraban, temblaban, estaban aterrorizados", dijo Anita Lien, de 42 años y que vive en la costa del lago Tyrifjord, a unos cientos de metros de la isla Utoeya.

"Eran tan jóvenes, de entre 14 y 19 años", agregó.

Jorgen Benone, uno de los supervivientes, dijo: "Era el caos total (...) Creo que varios perdieron la vida mientras intentaban llegar a tierra".

"Vi personas que recibieron disparos. Intenté quedarme lo más quieto posible. Estaba escondido detrás de unas piedras. Lo vi una vez, a apenas 20, 30 metros cerca de mí. Pensé que mi vida estaba en peligro, pensé en todas las personas que quiero", agregó.

"Yo vi algunos botes, pero no estaba seguro de que pudiese confiar en ellos. No sabía en quién podía confiar", declaró.

Una superviviente de 16 años llamada Hana dijo al diario noruego Aftenposten: "Todos nos habíamos reunido en la casa principal para hablar sobre qué había ocurrido en Oslo. De repente, escuchamos disparos. Primero pensamos que era una tontería. Luego todos comenzaron a correr".

"Vi a un policía de pie con tapones en los oídos. Dijo: 'Quisiera reunirlos a todos'. Luego corrió y comenzó a disparar contra la gente. Nosotros corrimos hacia la playa y comenzamos a nadar", agregó.

Hana dijo que el hombre disparó contra las personas que había en el agua.

Muchos buscaron refugio en los edificios mientras se escuchaban disparos en la isla, en la que se realizaba el campamento anual del ala juvenil del Partido Laborista, la fuerza dominante en la política noruega desde la Segunda Guerra Mundial. Otros huyeron hacia el bosque o intentaron nadar hasta un lugar seguro.

Breivik es un antiguo miembro de un partido populista, masón y bloguero que atacó el multiculturalismo y el Islam. En el pasado también perteneció al Partido del Progreso, el segundo en tamaño del Parlamento, dijeron los responsables del partido.

Stoltenberg dijo que conocía a muchas de las víctimas personalmente. "Conozco a los jóvenes y conozco a sus padres", dijo en una conferencia de prensa.

"Y lo que más duele es que este lugar en el que he estado cada verano desde 1979, y donde he experimentado la alegría, el compromiso y la seguridad, ha sido golpeado por una violencia brutal -un paraíso adolescente ha sido transformado en un infierno", agregó.

"Lo que ocurrió en Utoeya es una tragedia nacional", dijo respecto a la pequeña isla. "Desde la Segunda Guerra Mundial nuestro país no ha visto un crimen así", declaró.

Stoltenberg se desplazó luego en helicóptero a un hotel en la localidad de Sundvollen, donde fueron llevados muchos de los supervivientes. Los parientes también se reunían en el hotel.

"Todo el mundo está pensando en ellos", dijo el primer ministro.

Tras la llegada de Stoltenberg, la policía detuvo y esposó a un hombre a las puertas del hotel. El hombre dijo a los periodistas que le habían detenido porque llevaba un cuchillo en el bolsillo.

Los reyes Harald y Sonia y el príncipe heredero, Haakon, también confortaron a los supervivientes y a sus familias.

Cuenta en Facebook. La página de Breivik en Facebook estaba bloqueada, pero una versión caché le describe con un cristiano conservador de Oslo que tiene su propia compañía de agricultura orgánica, Breivik Geofarm.

El perfil incluye referencias a grandes filósofos políticos y a películas, videojuegos y series sangrientas. La cuenta parece haberse creado el 17 de julio y no tiene "amigos" o conexiones sociales.

Entre los intereses que cita figuran la caza, el análisis político y de mercados, con gustos musicales que van de la clásica a la música hipnótica para danza.

Breivik también creó una cuenta en Twitter recientemente, con una única entrada el 17 de julio, una cita del pensador del siglo XIX John Stuart Mill: "Una persona que tiene una creencia es igual a la fuerza de 100.000 que sólo tienen intereses".

Cerca de diez policías estaban a las puertas de la dirección registrada a su nombre en un edificio de cuatro pisos de ladrillo rojo en el oeste de Oslo.

El diario noruego Verdens Gang citó a un amigo diciendo que el hombre se convirtió en ultraderechista cuando tenía entre 25 y 30 años. Añadió que había expresado fuertes ideas nacionalistas en debates en Internet y había sido un fuerte opositor al multiculturalismo.

Oslo permanecía tranquila pero tensa tras el atentado del viernes, que rompió las ventanas del edificio del primer ministro y daños los ministerios de Economía y Petróleo. Las calles estaban cubiertas de cristales rotos, trozos de cemento y metal retorcido.

El distrito de Oslo atacado es el corazón del poder en Noruega, donde se encuentran varios edificios clave de la administración. Sin embargo, la seguridad no es estricta en un país que no está acostumbrado a episodios de violencia y que es reconocido por entregar el Premio Nobel de la Paz y mediar en conflictos, incluidos los de Oriente Próximo y Sri Lanka.

Autores

Reuters