Pekín. Dos fuertes sismos de magnitud 5,6 sacudieron el viernes el sudoeste de China, matando al menos a 50 personas y forzando a decenas de miles a huir de sus dañadas casas, informaron medios estatales.

Los temblores se registraron cerca de la frontera de las provincias de Yunnan y Guizhou, el primero a las 11.19 hora local (0319 GMT) y el segundo casi dos horas después, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por su sigla en inglés).

Unas 150 personas resultaron heridas y 20.000 casas dañadas, informó la agencia oficial de noticias Xinhua.

La mayoría de las víctimas son de la localidad de Yiliang, en la provincia de Yunnan, cerca del epicentro de los sismos, que tuvieron una profundidad de 9 kilómetros, según la USGS.

Hacia el mediodía, las autoridades habían trasladado a más de 100.000 personas de la zona tras una serie de réplicas.

Los edificios en las regiones menos desarrolladas de China se construyen prestando poca atención a los patrones de construcción, lo que los hace susceptibles a los terremotos.

En el 2008, unas 87.600 personas murieron en la provincia de Sichuan, en el sudoeste del país, por un terremoto de 7,8 grados.

Un sismo con un epicentro a menos de 70 kilómetros de profundidad es considerado superficial y puede provocar daños significativos, incluso con temblores de baja magnitud.