Los sacerdotes de Copiapó Casiano Rojas Viera y Daniel Aurelio Pauvif Rojas fueron expulsados del estado clerical por decisión del Vaticano, informó el Obispado de la zona.

En el caso de Casiano Rojas, el dictamen alude a casos de abusos sexuales, mencionando “conductas abusivas con mayores y con un menor de edad, además de otros delitos graves, cometidos en el ejercicio de su ministerio”.

Asimismo, la resolución subraya que “en el transcurso de este proceso el inculpado optó por no colaborar con las investigaciones”.

Rojas también tenía a su haber otras situaciones irregulares, como la apropiación indebida de $50 millones como ex director del Liceo San Francisco de Vallenar, hecho por el cual fue formalizado en 2009.

En el caso de Pauvif, el comunicado de la Iglesia señala que cometió “actos gravemente contrarios a la santidad sacerdotal, cometidos con mayores de edad, y actos que han lesionado gravemente la comunión eclesial”, sin especificar qué tipo de delitos cometió el ahora ex religioso. Desde 2012 estaba suspendido del cargo.

El castigo a los ex sacerdotes se conoce en la víspera del nombramiento del español Celestino Aós, capuchino, como nuevo obispo de Copiapó.