Intendentes de Policía, funcionarios de las direcciones de Salud, apoyados por la Policía, realizaron este lunes operativos simultáneos en casi una veintena de provincias de Ecuador para controlar que se cumpla con la Ley Seca, vigente por 72 horas desde este domingo 17 de julio, y para requisar trago de producción artesanal.

La medida fue adoptada por los ministerios de Seguridad Interna y de Salud por la muerte de 22 personas que habían consumido trago adulterado con alcohol industrial o metileno, 20 de ellos en Ricaurte, provincia de Los Ríos.

Estos operativos se dan mientras la cifra de muertos aumentó a 22 este lunes, con relación a los 21 del pasado domingo. A los fallecidos de Los Ríos se suman dos de Ambato.

Drama. Pero el drama se acentuó en Ricaurte, localidad de la provincia de Los Ríos, de donde son oriundos en su mayoría los 20 fallecidos por haber consumido trago mezclado con alcohol industrial o metílico, según los resultados de muestras analizadas por el Instituto Izquieta Pérez de Guayaquil.

Allí, donde este lunes se instaló el hospital rodante del Ministerio de Salud, otra noticia preocupó a los parientes de los hospitalizados: la probabilidad de que muchos de ellos quedarían ciego.

Este lunes, al mediodía, se realizó en Babahoyo una reunión del Comité de Operaciones de Emergencia (COE). Allí, la directora de Salud de Los Ríos, Marjorie Valle, ratificó que son 20 los fallecidos por el consumo de esta bebida y que 114 son las personas atendidas. Admitió que algunos de estos pacientes si bien salvaron sus vidas, “perdieron la vista en forma definitiva”.

En diálogo con este El Universo, la funcionaria indicó que algunos de los sobrevivientes y sus familiares serán asistidos por el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES).

“Todos estos pacientes, sus familiares, van a recibir ayuda del MIES porque hay pacientes que quedaron con ceguera y la ceguera es irreversible, de tal forma que van a ser intervenidos con el MIES”, aseguró.

No hay cifra exacta. No obstante, la directora de Salud dijo que no había una cifra exacta de personas que quedaron con discapacidad visual. “Todavía no tenemos la cifra; nosotros tenemos a un médico que está visitando (también) el hospital (Luis) Vernaza, de Infectología, porque también hay pacientes ingresados en esos hospitales y hay un porcentaje con ceguera, tenemos que recopilar la información”.

Inclusive la nómina de muertos aún estaba incompleta. Camilo Salinas, subdirector de Salud de Los Ríos, indicó que si bien eran 20 las víctimas, solo están registrados los nombres de 16, porque han existido errores. “En los seis últimos hay nombres de unos vivos que están siendo pasados por muertos y eso se está corrigiendo y se espera que más tarde ya esté actualizada”, señaló este lunes el funcionario.