Quito. Autoridades sanitarias de Ecuador confirmaron este viernes el primer caso importado de fiebre chikungunya en la provincia de Loja (sur).

La ministra encargada de Salud, Marysol Ruilova, indicó a la prensa que el caso no es autóctono, transmisión local del virus, ya que "aún no existe el vector del virus en el país, el caso confirmado es importado".

Agregó que la situación del paciente es estable y que el caso se detectó en un cerco epidemiológico que implementó el ministerio de Salud en esa localidad.

La funcionaria destacó que la altura y las condiciones climáticas de Loja "no dan cabida para el contagio del virus" que afecta a varios países caribeños.

El virus afecta directamente a otros países de la región, entre ellos El Salvador y Panamá, y en Latinoamérica está Venezuela.

En el Caribe chikungunya afecta a Haití, Puerto Rico y República Dominicana, donde se propagó primeramente, y posteriormente se extendió a Centroamérica.

El virus de chikungunya es transmitido por el piquete de un mosquito similar al transmisor del dengue,y aunque el afectado presenta síntomas similares a éste, el primero provoca dolores fuertes en las articulaciones, causa fiebres, dolores de cabeza y musculares.

El virus apareció en noviembre de 2013 en las islas francesas de San Martín y San Bartolomé y luego se  diseminó progresivamente por la región de las Antillas.

Quito emitió la alerta epidemiológica y elaboró un plan de preparación y respuesta frente al virus para evitar su introducción, en diciembre de 2013.

Este plan incluyó activar el sistema de vigilancia por la alta movilidad de viajeros y aplicar medidas de prevención.

La cartera de Salud dijo que es clave atacar problemas como: el manejo inadecuado de la basura, la existencia de vectores para la transmisión, así como potenciales criaderos como charcos, llantas, macetas, entre otros, en las zonas subtropicales y tropicales del país.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) más de un centenar de personas han muerto en América, todas ellas en las islas del Caribe, después de haber contraído el virus.