Quito. La posibilidad de que los dos mineros que se encuentran atrapados en una mina en Portovelo, Ecuador, permanezcan con vida es incierta y la inquietud aumenta según pasan las horas

El viernes pasado cuatro mineros quedaron atrapados cuando una vieja galería cedió por filtraciones de agua. El fin de semana, se encontraron los cuerpos de dos mineros: Walter Vera y Paúl Aguirre.

Mientras, continúan los trabajos para dar con el paradero de Pedro Mendoza y Ángel Vera, pero aún no hay señales de que permanezcan con vida, indicó El Comercio.

Las labores de remoción de la tierra avanzaban a un ritmo de 1,25 metros por hora, lo que “es más rápido que el ritmo de trabajo de los días previos”, dijo Marco Reinoso, presidente de la Cámara Nacional de Minería e integrante del Comité de Crisis.

Agregó que “es difícil trabajar con máquinas, porque el material de la mina es lodoso”.

En tanto, a través de un comunicado de prensa, la secretaria nacional de Riesgos, María del Pilar Cornejo, informó que los mineros están en un lugar que tiene oxígeno y agua.