La secretaría nacional de Gestión de Riesgos de Ecuador decretó este domingo la alerta naranja en las provincias de Tungurahua y Chimborazo, tras las explosiones registradas en el volcán Tungurahua que produjeron la caída de ceniza y cascado en varias localidades, además del descenso de flujos piroclásticos.

Según la información actualizada del Instituto Geofísico de la Politécnica Nacional (IGPN), la actividad sísmica del volcán se mantiene en un nivel alto.

Se observa una constante columna de emisión de 2 a 4 kilómetros de altura, con alto contenido de ceniza y dirección de movimiento hacia el oeste y noroeste y se continúa observando el descenso de flujos piroclásticos especialmente por los flancos suroccidental y occidental.

Además, se reporta constante generación de ruidos y bramidos, que son escuchados con intensidad fuerte especialmente en poblaciones ubicada cerca al volcán.

El volcán Tungurahua registró este domingo un incremento en su actividad eruptiva. Desde las 5:48 se produjeron tres explosiones que generaron una columna de ceniza y gas que superó los siete kilómetros sobre el nivel del cráter y el descenso flujos piroclásticos, informó el IGPN.

Hasta el momento no se han registrados víctimas ni daños materiales y según los reportes oficiales se ha producido caída de cascajo en los sectores de Cusuá, Cotaló y la caída de ceniza gruesa en las localidades de Runtún, Pondoa, Ulba, Pelileo, Cevallos.

La ciudad de Baños, caracterizada por su alto tráfico turístico, iba a celebrar los 68 años de cantonización con la realización de un desfile cívico, sin embargo, las autoridades decidieron suspender el evento por la caída de ceniza.

El volcán Tungurahua se alza en la Cordillera Oriental de Ecuador y se encuentra en el límite de las provincias de Chimborazo y Tungurahua dando nombre a esta última. Su actividad eruptiva inició en 1999 y continúa hasta el momento.