Washington. Estados Unidos reducirá su papel militar en la zona de exclusión aérea de Libia la próxima o en las siguientes semanas, mientras otras naciones comienzan a centrarse en cómo facilitar la salida de Muammar Gaddafi del país, dijeron altos funcionarios de Washington este domingo.

En entrevistas por televisión, los secretarios de Estado y de Defensa de Estados Unidos plantearon la posibilidad de que el régimen de Gaddafi pudiera escindirse.

Los funcionarios agregaron que durante una conferencia que se realizará este martes en Londres, se discutirán las estrategias políticas para poner fin al mandato de 41 años de Gaddafi en la nación exportadora de petróleo del norte de Africa.

Estados Unidos y otros países comenzaron a bombardear Libia el 19 de marzo, buscando imponer una zona de exclusión aérea e impedir que las fuerzas de Gaddafi continúen atacando a los rebeldes y civiles en el este del país, la última nación árabe que vive levantamientos contra regímenes autoritarios.

Los rebeldes libios han recuperado zonas del oeste abandonadas por las fuerzas de Gaddafi, que han sido debilitadas por los ataques aéreos occidentales y que de acuerdo con el secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, están siendo incapaces de trasladar armamentos.

"Su habilidad para trasladar armamentos, para avanzar hacia Bengasi o a un lugar como ese, se ha eliminado muy bien", dijo Gates al programa de la cadena ABC "This Week", en una de las tres entrevistas conjuntas grabadas este sábado con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton.

Ambos funcionarios hablaron de un impulso político para tratar de encontrar una manera de quitarle poder a Gaddafi, diciendo que este esfuerzo ha ido cobrando fuerza y que es posible que más cercanos a Gaddafi, incluso en el Ejército, se vuelvan en su contra.

"A partir de esta semana, o la próxima semana o así, vamos a empezar a disminuir los recursos (militares) que se han comprometido a esto", dijo Gates al programa "Meet the Press" de la cadena BBC, y añadió que el presidente Barack Obama descartó desplegar tropas terrestres de Estados Unidos en Libia.