Washington. El Departamento de Estado estadounidense advirtió a la organización WikiLeaks que su próxima divulgación de archivos clasificados pondría en peligro incontables vidas, amenazaría las operaciones del Ejército de Estados Unidos y dañaría la cooperación en temas de seguridad global.

El principal abogado del Departamento de Estado instó en una carta al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a remover los documentos clasificados de su sitio web, eliminar sus registros de la base de datos y devolver el material al gobierno de Estados Unidos.

El abogado Harold Koh dijo que el departamento tuvo conocimiento de que WikiLeaks proporcionó cerca de 250.000 documentos a los diarios The New York Times, The Guardian de Gran Bretaña y a la revista alemana Der Spiegel.

Algunos reportes de los medios indicaron que los sitios de noticias pueden publicar las historias sobre los documentos a partir del mismo domingo y dijeron que también se las han brindado a los diarios Le Monde de Francia y El País de España.

Koh escribió que la publicación de los documentos "pondría en riesgo las vidas de incontables personas inocentes" y también a iniciativas del Ejército y la cooperación entre países para confrontar problemas desde el terrorismo a las pandemias.

El abogado también rechazó una supuesta solicitud de Assange de mayor información sobre individuos que podrían estar en riesgo por la publicación de documentos.

"No vamos a participar de una negociación respecto a la divulgación adicional o la difusión de materiales clasificados obtenidos ilegalmente del gobierno de Estados Unidos", escribió Koh.

La carta reiteró las preocupaciones expresadas por el almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, en una entrevista con "Fareed Zakaria GPS", de la cadena CNN.

"Espero que los responsables de esto en algún momento piensen en la responsabilidad que tienen por las vidas que están exponiendo y (... dejen de filtrar esa información", dijo Mullen en la entrevista que será transmitida el domingo.

Las pasadas publicaciones de WikiLeaks, fundado por Assange, contenían información secreta sobre las guerras en Irak y Afganistán, que según el gobierno de Estados Unidos comprometieron la seguridad nacional y pusieron a personas en riesgo.