Melbourne. El Ejército estadounidense podría aumentar el entrenamiento de las fuerzas yemeníes como una forma de presionar a Al Qaeda luego del complot fallido del mes pasado que involucró el envío de paquetes bomba, dijo el domingo el secretario de Defensa Robert Gates.

El ala de Al Qaeda en Yemen reivindicó esta semana la responsabilidad por dos paquetes bomba enviados a Estados Unidos, que fueron interceptados y neutralizados en Dubái y Gran Bretaña tras un aviso de Arabia Saudita.

Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) previamente reivindicó el intento fallido de detonar explosivos en un vuelo que se dirigía a Estados Unidos el día de Navidad del año pasado.

"Creo que en términos de entrenamiento y en esa esfera hay más cosas que podríamos hacer para ayudar a los yemeníes, y para fortalecer sus capacidades", indicó Gates, hablando a la prensa poco antes de aterrizar en Australia para sostener charlas bilaterales.

"Y creo que es justo decir que estamos explorando con ellos una variedad de posibilidades siguiendo esas líneas", agregó.

Cuando se le pidió que ofreciera más detalles, Gates sólo dijo: "Creo que el foco primario sería el entrenamiento".

Analistas sostienen que el débil Gobierno central de Yemen enfrenta enormes problemas económicos y un feroz sentimiento antiestadounidense que complica su asociación con Washington.

Una presencia militar estadounidense muy extendida en Yemen podría ser contraproducente, advierten los expertos, ya que podría avivar la retórica que Al Qaeda usa para reclutar nuevos miembros.