Washington. Los rebeldes de Libia parecían tener control de la mayor parte de Trípoli, dijo el martes el Pentágono, y agregó que seguía firme en que el líder Muammar Gaddafi no había salido del país.

El portavoz del Pentágono coronel Dave Lapan añadió que aunque la capacidad de comando de las fuerzas de Gaddafi había disminuido, se mantenía peligrosa.

También dijo que Estados Unidos estaba monitoreando las instalaciones de armas químicas de Libia, en medio de preocupaciones en el Congreso que puedan caer en manos equivocadas.