Washington. El presidente Barack Obama ordenó este jueves redoblar los esfuerzos contra el terrorismo frente a una amenaza "creíble, pero no confirmada" antes del décimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre del 2001.

Funcionarios estadounidenses, quienes hablaron con Reuters bajo condición de anonimato, dijeron que la amenaza involucra a Washington D.C. y la ciudad de Nueva York, escenarios de los ataques de Al Qaeda hace una década en los que murieron casi 3.000 personas.

Un funcionario anti-terrorista dijo que datos de inteligencia indican la posibilidad de ataques con coches bomba y agregó que la información provino de las áreas tribales de Pakistán.

Una persona familiarizada con el asunto dijo que se está realizando una búsqueda de dos o tres individuos sospechosos de tener vínculos con Al Qaeda.

Pero funcionarios utilizaron severas advertencias cuando discutieron la información sobre la amenaza en privado y un miembro de la seguridad nacional dijo que expertos creen que la amenaza finalmente no se concretaría.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, también enfatizó que la amenaza no ha sido corroborada, aún cuando anunció medidas de seguridad incrementadas, "algunas de las cuales podrán notar, algunas de las cuales no".

"No hay razón para que el resto de nosotros debamos modificar nuestras rutinas diarias", dijo en una rueda de prensa.

Sin embargo, Bloomberg pidió a los ciudadanos que reporten cualquier actividad sospechosa o peligrosa, agregando: "Durante los próximos tres días deberíamos mantener nuestros ojos abiertos".

La Casa Blanca dijo que Obama fue informado sobre la información específica de la amenaza en la mañana del jueves, y destacó que el Gobierno de Estados Unidos ya ha "mejorado su postura sobre seguridad" antes del aniversario.

"Sin embargo, el presidente ordenó a la comunidad contra el terrorismo que redoble sus esfuerzos en respuesta a esta información creíble, aunque no confirmada", dijo un funcionario de la Casa Blanca, quien habló bajo condición de anonimato.

El Departamento de Seguridad de Estados Unidos, que la semana pasada dijo que no había información creíble de que Al Qaeda estuviese planificando un ataque cerca del 11 de septiembre, declinó entregar detalles de la amenaza.

Advirtió que siempre hay reportes de amenazas antes de fechas importantes como el aniversario de los ataques del 11 de septiembre.

"A veces estos reportes son creíbles y justifican una concentración intensa, otras veces carecen de credibilidad y es muy improbable que sean reflejo de conspiraciones reales en desarrollo", dijo el portavoz Matt Chandler.

"Sin embargo, nosotros tomamos todos los reportes en serio, lo hemos hecho, y seguiremos tomando todas las medidas necesarias para mitigar las amenazas que surjan", agregó.

Una segunda fuente de las fuerzas de seguridad restó importancia a un reporte de ABC News sobre camiones de arriendo desaparecidos -diciendo que los vehículos habían sido recuperados y que el hecho no tuvo relación con el terrorismo.