Con inundaciones, terremotos, erupción de volcanes y fenómenos climáticos extremos, 2010 será un año para recordar por sus tragedias.

Según un reporte de BBC Mundo, el año que está terminando es el más mortífero en una generación, pues murieron producto de los desastres un cuarto de millón de personas.

La representante de la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres (EIRD), un organismo de Naciones Unidas, Margareta Wahlstron, dijo que “en los últimos 25 a 30 años no muchos años pueden compararse con 2010".

Y los números son devastadores. Mientras que hasta el 30 de noviembre, casi 260.000 personas murieron en desastres naturales durante este año, en 2009 la cifra no superó las 15.000, de acuerdo a informes de la agencia de seguros Swiss Re, con sede en Ginebra.

Y el problema podría haber llegado para quedarse. "Debemos entender y educar a la población, porque ésta podría ser cada vez más la norma", dijo Wahlstron.

Aunque la tierra se movió varias veces en distintas partes del mundo, dos fueron los sismos que marcaron el año.

El de Haití, ocurrido en enero, fue la peor tragedia natural de 2010, pues murieron 200.000 personas y aún permanecen en campamentos de refugiados 1,3 millones de haitianos.

El sismo que azotó Chile en febrero fue 500 veces más poderoso, alcanzando los 8,8 grados de magnitud Richter -el quinto mayor de la historia registrada-, pero gracias a las mejores construcciones y mejor situación económica del país, causó menos de 1.000 muertes.

Así las cosas, 2010 fue uno de los años de mayor intensidad sísmica en las últimas décadas, registrándose 20 terremotos de magnitud de siete o más en la escala de Richter. Lo usual son 16.
Además, este año ocurrieron los movimientos más poderosos desde 1970.

Otro punto negro del año fueron las inundaciones. En Pakistán murieron 1.600 personas producto de este fenómeno.

México, Colombia y Venezuela fueron las naciones latinoamericanas azotadas fuertemente por los temporales, lo que provocó miles de muertes y damnificados.

El calor en Rusia y el frío en Estados Unidos, Europa y Sudamérica, también serán recordados.

La Organización Meteorológica Mundial dijo que 2010 podría cerrar como uno de los tres más cálidos de la historia.

Y 2010 podría marcar una nueva tendencia. Margareta Wahlstron advierte que “este año ha sido un terrible recordatorio de lo que parece estar convirtiéndose en una nueva norma", por lo que recomienda que los gobiernos presten atención al tema y tomen las medidas para enfrentarlo.