Esta semana se cumplieron tres años de la tragedia, el accidente aéreo del Airbus A330 de la aerolínea Air France, que causó la muerte de sus 228 pasajeros al caer sobre las aguas del océano Atlántico. La cadena estadounidense ABC News publicó un informe en el que de acuerdo con las investigaciones del siniestro, el capitán de la aeronave, Marc Dubois, se encontraba con una auxiliar de vuelo en el momento en el que el avión se fue a pique.

El avión había partido de Río de Janeiro y tenía como destino final París en un vuelo directo. Gaignard Veronique, era el nombre de la azafata con la que al parecer Dubois compartió sus últimos momentos.

Según relata ABC News, la aeronave entró en una tormenta después de superar las cuatro horas de vuelo y los copilotos llamaron inmediatamente al capitán, quien tardó más de un minuto en asistir a la cabina.

La investigación de la tragedia estuvo a cargo del gobierno francés a través de la Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA), que el lunes entregó el informe final de las pesquisas al gobierno de Brasil. El informe sería publicado a partir del próximo 5 de julio, pero apenas a tres días de su entrega, algunos de sus detalles más importantes comienzan a filtrarse a la prensa. Incluso, el portal brasileño G1 ya puso el documento online para sus lectores

Al parecer, al entrar en la tormenta uno de los copilotos cometió un error enorme: izó el morro del avión, lo que produjo inmediatamente una caída progresiva a 193 kilómetros por hora.

El director de BEA, Jean-Paul Troadec afirmó que "la vida privada del capitán no es relevante” y que no considera que Dubois y Veronique tuvieran una relación más allá de lo profesional.

El llamado al capitán fue hecho al instante, pero Dobois asistió  tarde y sus asistentes creyeron en un principio que la pérdida de altura que reportaban los medidores podría ser una falla en el sistema del avión. El informe asegura, basado en las grabaciones de la caja negra, que al llegar Dobois todo era confusión en la cabina: “¿Qué está pasando?”, fue lo primero que preguntó.

El director de BEA, Jean-Paul Troadec afirmó que "la vida privada del capitán no es relevante” y que no considera que Dubois y Veronique tuvieran una relación más allá de lo profesional. De todos modos, Troadec aseguró que el capitán no había infringido ninguna norma de procedimiento, pues se encontraba en su tiempo de descanso, permitido tras cuatro horas de vuelo.