La Paz. El defensor del pueblo Rolando Villena planteó este domingo que la toma de conciencia y, fundamentalmente, la erradicación de la impunidad, son los caminos urgentes para enfrentar el delito de la violencia contra las mujeres en Bolivia.

"Precisamente la impunidad y la ausencia de conciencia de la denuncia de los casos son las más graves barreras para alcanzar la justicia y la igualdad en la sociedad", afirmó a los medios de prensa el ombudsman boliviano al referirse al Día Internacional de la Mujer, que se celebró recientemente.

Según Villena, el peor efecto de la violencia es su naturalización, que hace pensar que es normal y hasta permisible que se insulte, se golpee, se humille y se degrade a la mujer solamente por su condición.

Frente a esto, pidió entender que la violencia contra las mujeres no es un tema lejano a la sociedad, por lo que se debe asumir de manera honesta.

"Las víctimas de la violencia pueden ser nuestras hijas, nuestras hermanas, nuestras madres, nuestras amigas, nuestras esposas, nuestras novias, y que los violentos no son solamente los delincuentes o los perversos, sino que podemos ser nosotros mismos que ejercemos la violencia contra las mujeres de formas muchas veces sutiles o disfrazadas con los insultos, el acoso, los chantajes o las amenazas", afirmó.

Dijo que se están implementando, desde el gobierno, muchos espacios donde las mujeres pueden denunciar la violencia, como la Fuerza de Lucha contra la Violencia, las Defensorías o las Fiscalías, pero que todavía es recurrente el silencio, el miedo y la complicidad.

"Sé que muchas veces se exponen a la revictimización, a la condena o a la crítica; sé que muchas veces el temor o la inseguridad hacen que se imponga el silencio, pero tenemos que entender que un acto de violencia que no se denuncia es un acto de violencia que se repite", remarcó.

Exhortó al gobierno a asumir una mayor responsabilidad para reducir la violencia contra las mujeres, aunque admitió que es también responsabilidad de la sociedad gestionar su exigencia.

En la gestión 2013, el Centro de Información y Desarrollo de la Mujer (Cidem) registró 110 femicidios en Bolivia.

Por su parte, la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia informó que entre los meses de julio de 2013 y enero del 2014 se registraron 21.000 hechos de violencia contra la mujer, y nueve femicidios.